Robar, robar y solo robar

Debido al feroz dominio que están infligiendo FC Barcelona y Real Madrid a nivel de clubes tanto a nivel nacional, como a nivel continental, se está produciendo un vertimiento de bilis desproporcionado entre ambos para desmerecer sus triunfos.

Se ha llegado a este punto en gran parte por la etapa en la que José Mourinho comandaba al conjunto blanco. Tras sus enajenaciones, se normaliza más si cabe el periodismo de bufanda y un séquito de descerebrados sin opinión propia, solo la defensa a ultranza de su amo.

Comparto plenamente que ante una jugada polémica de tu rival, en tu casa (si no están tus hijos presentes) pierdas los papeles y te invada la indignación. Entiendo ese momento en el bar con tus amigos comportándote cual simio borracho a ver quién la dice más gorda para goce del personal, lo veo lógico y sano.

Lo que no acabo de entender es vivir la situación de tu rival, siempre formulando conspiraciones judeomasónicas. Veo ridículo el linchamiento público (sobre todo de profesionales del sector) ante lo ocurrido en estas eliminatorias de Champions League, cómo veía igual de vergonzoso el recordado “Villarato”.

Vuelvo a repetir, con tus amigos, solo en casa lo veo entendible. Gran parte del fútbol es polémica, como la vida misma. Las bromas con tus allegados del otro bando son necesarias. Tirando de ingenio y humor, podemos denunciar aquello que pensamos injusto y vivir fuera de una amargura futbolística constante.

Este podría ser un ejemplo del comportamiento que se debería hacer públicamente, en mi opinión. Cada cual se ponga en evidencia y viva el fútbol como le venga en gana, por supuesto. Aunque lo veo intolerable en periodistas, futbolistas, entrenadores, etc. Siendo profesional implicado en el juego, cuando sueltas mierda siempre acaba salpicando.

Como última reflexión, cito al gran Axel Torres, que en una de sus muchas teorías comenta lo siguiente: si se produce un error el partido ya no se puede predecir. Si en el Mundial que ganó España, no pitan penalti a favor de Paraguay, no se produce la parada de Iker Casillas y el posterior gol de David Villa. O si, Cüneyt Çakır declara pena máxima a favor del Bayern por las manos claras de Marcelo, realiza una atajada portentosa Keylor Navas y se produce una goleada blanca fruto de la épica. El fútbol es muy complejo, disfrutemos de él en todas sus vertientes, incluyendo la polémica bien digerida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s