Tánger, rival incomodo, patatal… ¿Cuándo dejamos de encontrar excusas?

Pneumonia hasta los topos


Javier Tebas es un genio. No me he dado un golpe en la cabeza, Javier Tebas es un genio. A principios de semana se puso el grito en el cielo con la posibilidad de jugar en Estados Unidos o Canadá algún partido de Liga. Tras comenzar el duelo en el José Zorrilla con un terreno de juego que era un despropósito (a excepción de Burgos Bengoetxea que lo vio normal en el acta), todos deseamos estar jugando ese encuentro en el mítico Rose Bowl de Pasadena o en el majestuoso Mercedes-Benz de Atlanta. Cómo bien dice Gerard Piqué, se tendría que trabajar más a nivel local para exportar un producto de calidad.

Polémica sin polémica


A los medios que viven de sembrar mierda y odio en polémicas arbitrales se les puede acabar el chollo. No les parece importar. El gol anulado en el último suspiro Valladolid, obra de Keko Gontán es una muestra de ello. El linier levantó el banderín y el colegiado solamente lo ratificó por medio del VAR. Aún así, se creó un debate en GOL sobre si el tanto debería haber subido al marcador (si, aún sabiéndose de su legalidad y siendo consultado por el VAR) y MARCA título en portada: El VAR salva al Barça. El VAR no actuó en dicha jugada, pero tampoco salva a nadie. Se debe considerar un ente objetivo que imparte justicia, sin más. El gran problema es que en estas dos primeras jornadas los trencillas en muchas ocasiones ni consultan, se necesita mucho trabajo para que esté a la altura de Rusia 2018.

Tenemos un problema


De Luis Suárez se genera la duda de si su puesta apunto es tardía o si ya se ha perdido el jugador que fue. Ahora mismo el uruguayo no está. Dejando su sequía goleadora a un lado, no aporta nada al equipo y no parece haber un Plan B para Valverde, si este es el nivel todo el curso. Si no volvemos a ver su mejor versión, la gestión de su figura, se antoja muy complicada.

La adaptación con goles, es más fácil


Puede que Dembélé sea un jugador que se aisla del juego, puede implicarse más con el tiempo. Lo que parece una realidad y muy aprovechable, esa improvisación que posee el galo. En un fútbol muy estudiado, es capaz de salirse de la línea a seguir, realizar algo diferente cuando el equipo se muestra plano y sin ideas para encontrar a Messi. Le falta mejorar la toma de decisiones pero dentro de su propio contexto se puede tornar muy interesante.

¿Cuándo nos podemos quejar?


Las sensaciones que transmiten las decisiones de Valverde en este inicio de campeonato dan pie a decepciones, quizás prematuras. En este año II, muchos (también me incluyo) necesitábamos muestras de que exitoso doblete se consiguió en un contexto determinado al no tener más recursos. Apostar por la cantera, el juego de posición o fichajes que nos acercarán a él, eran las principales demandas, pero a día de hoy brillan por su ausencia. La Masía sigue sin tener importancia de peso, los fichajes no han sido nada relevantes y el juego dista mucho de lo que tenemos en un pedestal. Por otra parte, se ha conquistado la Supercopa y se ha hecho pleno. ¿Los números opacan este sentimiento? ¿Somos malos barcelonistas por pedir un juego de más quilates? ¿Es injusto pedirle al entrenador del Barça que su cambio clave no sea para amarrar el encuentro?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s