Las comparaciones son odiosas

Existe la necesidad de cuando irrumpe un nuevo talento compararlo con otro jugador actual o pasado, ya sea por sus cualidades técnicas o su parecido físico. Si hablamos de un delantero centro polaco, es inevitable que el punto de partida sea Robert Lewandowski, a pesar de que puedan estar alejados en muchos aspectos.

El ariete de Bayern München es la referencia y jugador capital de un pais que también vio nacer otra leyenda en dicha demarcación, Zbigniew Boniek. Se mostró al mundo en España 82 y tras aquella semifinal donde cayeron contra la Italia de Paolo Rossi, que a la postre sería campeona, recalaría en la Juventus viviendo años prosperos con el culmen de la Copa de Europa de 1985, recordada desgraciadamente por la tragedia de Heysel.

Precisamente en el Calcio en el noroeste de la región italiana de Liguria en la ciudad portuaria y capital de la misma, denominada Génova, está comenzado a despuntar Krzysztof Piątek a base de perforar redes, al igual que las leyendas comentadas anteriormente. Poco han tardado en buscarle un símil con su compatriota, Lewandowski y su figura se está relacionando con el FC Barcelona como comenta él mismo.

“Lewandowski es Lewandowski, tengo un largo camino por recorrer antes de poder ser comparado con un campeón de su magnitud, cada cual posee sus propias características”.

“He oído estos rumores, pero, de momento estoy centrado en el Genoa. No sé si son verdad… Ahora lo único que quiero es mejorar día a día”

Krzysztof Piątek en SkySports.

Este joven de 23 años llegó al Genoa siendo un desconocido. Formado en el Zagłębie Lubin debutó en el primer equipo en 2014. En el primer curso anotó 6 tantos y dió 3 asistencias en 33 encuentros. Después de comenzar la temporada siguiente con un gol en las primeras cinco jornadas, puso rumbo a una de las ciudades más importantes de su país, Cracovia.

En el club homónimo (el Wisla Krakow), anotó 11 goles más, poniendo su cifra particular en 12, en otras 33 disputas. En la 17/18 despegó y rompió registros al marcar 21 goles en 36 partidos disputados. Duplicando sus números en cada temporada que disputaba en la Ekstraklasa, llamando la atención de ojeadores que se encontraban trabajando Europa Central.

Es evidente que en el Grifone no seguirá multiplicando por dos sus cifras. De conseguir esas 42 dianas arrebataría el récord que consiguió Gonzalo Higuaín con 36 en su último año en Napoli, superando al mítico bombero sueco de los años 40/50 Gunnar Nordhal que hizo 35 con la elástica del AC Milan. Poniendo los pies en la tierra, los 4 millones de euros pagados, parecen estar amortizados tras poco más de un mes de competición.

Todos sus partidos oficiales con la Rossoblu han sido sinónimo de gol. Se estreno con un poker ante el Lecce en Coppa y en Serie A acumula ya 8, situándose como Capocannoniere y máximo anotador de las 5 grandes ligas. Esto le ha servido para ser convocado por el combinado nacional. Precisamente contra Italia en la recién estrenada UEFA Nations League vivió el partido en el banquillo y su debut llegó en un duelo contra Irlanda, dandóle la oportunidad Jerzy Brzęczek de inicio, junto a Arkadiusz Milik como hombres más ofensivos.

Tácticamente su técnico, el peculiar Davide Ballardini, lo sitúa arriba junto al marfileño Cristian Kouame y por detrás liberado el veterano Goran Pandev, en su habitual 3-4-1-2. En esa posición de dos puntas, se prodiga muy bien realizando diagonales a la espalda de los centrales y es una gran definidor con ambas piernas. A nivel aéreo tiene un remate de cabeza de suma violencia y consigue siempre el espacio adecuado con un correcto uso de su cuerpo.

Delantero prototípico a la vieja usanza, busca muy bien el desmarca, no tiene problemas en zafarse con el rival, presiona la salida del rival y gran facilidad para definir. Técnicamente no es un superdotado pero posee recursos para situarse en posiciones cómodas para ver puerta. No es un nueve que se prodiga en el juego asociativo pero en un contexto como el que le puede presentar el FC Barcelona puede mejorar en su último pase, habilitando compañeros.

 

Luis Suárez está siendo uno de los hombres más cuestionados del inicio de curso. El uruguayo cumplirá 32 años en enero y su declive es evidente. Es utópico volver a verlo al gran nivel que mostró en la 2015/2016 y la idea de buscarle un sustituto ya planea en la secretaria técnica. Ni Paco Alcácer, ni ahora Munir El Haddadi han sido jugadores que hayan puesto su titularidad en entredicho y la opción más viable era la de posicionar a Lionel Messi como falso 9 y en los extremos a Philippe Coutinho y Ousmane Dembélé, opción que jamás ha probado Ernesto Valverde.

Pocas certezas existen para traer un hombre que pueda ocupar el vacío que supondría la marcha de uno de los mejores delanteros de la historia del Barça. Podemos decir que el deseado sería un Roberto Firmino que encajaría a la perfección pero que supondría una operación compleja y de cifras astronómicas. Timo Werner es otro nombre que ha sonado con fuerza pero que tampoco es una garantía, dado su rendimiento en este inicio de Bundesliga con el RB Leipzig y en el Mundial con Alemania.

Piątek podría postularse como una opción, debido a que su precio no sería desorbitado. Traerlo directamente como titular sería extraño dada la incerteza de su rendimiento inmediato y lo más normal sería un año de convivencia con el propio Luis Suárez. Veremos como se va sucediendo la temporada pero la gestión del final del charrúa como blaugrana será dolorosa, tanto por su salida, como por encontrae un digno sucesor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s