Priorizar el colectivo o vivir de individualidades

Es unánime por parte de la afición que se vivió el mejor partido de lo que llevamos de temporada contra el Tottenham Hotspur. Es más, estuvimos ante una de las mejores obras de la era Valverde, siendo la final de Copa del Rey contra el Sevilla el ejemplo a seguir. Las dudas radican en sí el juego mostrado, conlleva apostar por el talento o si solo viviremos esta versión en la ansiada UEFA Champions League.

Históricamente el Barça debe hacer un gran papel en competición doméstica para rendir en la máxima competición continental a nivel de clubes. Los hechos así lo dictan y es difícil de conseguir esa supuesta dosificación. La apuesta más segura debe ser la de buscar una identificación propia en el juego tal como se presenció en Wembley.

En otro escenario de suma exigencia como es Mestalla veremos si la propuesta sigue el mismo camino. Actualmente Arthur Melo, el guardián del juego de posición y un Ousmane Dembélé del cual se ha minimizado la importancia tras la exhibición en Londres, se disputan una plaza en el once titular. La única forma de dar cabida a los dos sería la suplencia de Luis Suárez.

El uruguayo acarrea unas molestias musculares en su rodilla derecha tras el duelo y es la única duda, con las lesiones confirmadas una semana más de Sergi Roberto y Samuel Umtiti. Para suplir al charrúa hay dos opciones. La primera es la natural, hombre por hombre y dar entrada a Munir El Haddadi. El hispano marroquí ha dado buen rendimiento contra el CD Leganés y el Athletic Club, aportando al conjunto aspectos a tener en cuenta. La otra provocaría cierto cambio de sistema.

LINEUP111538836146017
La duda de Luis Suárez podría dar pie a que su lugar lo ocupe Munir El Haddadi. Ernesto Valverde tendrá la papeleta de decidir un puesto entre Arthur Melo y Ousmane Dembélé. Infografía propia vía App LineUP11.

Leo Messi volviendo al falso nueve que tan grandes recuerdos nos trae, con Philippe Coutinho y Dembélé en sus posiciones más cómodas, izquierda y derecha respectivamente. Sería una opción ciertamente estimulante, aunque no parece del agrado del técnico cacereño. Veríamos cómo rinde el astro argentino en un rol distinto y además tendría opción de volver a la titularidad un Arthur que se ganó la admiración de propios y extraños.

Por lo pronto, parece que de estar a punto Suárez, el extremo francés sea de partida, sino quedaría muy señalado y Valverde es un hombre de paz, de mantener el colectivo. Será una pena presenciar 90 minutos sin Arthur y volver a la mediocridad futbolística la verdad. Si esto sucede el rival nos puede ajusticiar de forma más cruel que lo acontecido en las últimas tres fechas.

Marcelino García Toral consiguió revitalizar un Valencia CF que andaba moribundo. Lo hizo un equipo de autor y lo devolvió donde se merece, puestos de Champions. Formó uno de los combinados más correosos e incómodos, con las ideas perfectamente asimiladas. En este verano pareció que su plantilla subía de nivel, mantenía piezas claves y apuntilló las demarcaciones con más carencias con Cristiano Piccini, Kevin Gameiro, Denis Cheryshev o Michy Batshuayi, certificando la continuidad de pilares del éxito como Geoffrey Kondogbia o Gonçalo Guedes.

Incluso antes de empezar La Liga se le metía en el grupo de favoritos, acercándose al estatus que posee el Atlético de Madrid como alternativa a los dos grandes. Nada más lejos de la realidad, no atraviesan su mejor momento y así lo atestiguan los resultados. Se perdió contra la Juventus y el Espanyol, empatando las otras 5 jornadas a nivel nacional (siendo el que más tablas ha cosechado en las cinco grandes ligas). La primera victoria se dio la semana pasada en Anoeta por 0-1 con gol de Gameiro y se consiguió un empate de mérito en Old Trafford contra el Manchester United de un cuestionado José Mourinho.

Nuestro rival es previsible, su 4-4-2 clásico es inamovible y tratará de hacernos sufrir con contras haciéndonos correr hacia atrás, creando superioridades en las bandas con la presencia de los laterales. Nélson Semedo tendrá su prueba de fuego a nivel defensivo ante un Guedes que ejercerá de martillo pilón, tratando de nutrir a Gameiro o a un Rodrigo Moreno que nos ha marcado en los dos últimos partidos en feudo ché. El gran problema que poseen es el que se ha hecho evidente en este mal arranque. Sin Kondogbia y cuando ha estado, bajo de forma, no resulta tan intimidante y a su lado un Dani Parejo que no le sale nada, ahogado y muy errático. Dados estos problemas se aprovechan poco las bandas y no se ha mostrado la mejor versión de Carlos Soler, Piccini o Daniel Wass.

Tras lo expuesto parece evidente que hay que tener el control del balón para no permitir que se desplieguen y castigar a sus centrocampistas con una posesión que genere oportunidades en zonas ofensivas. Alimentar a un Messi que suele encarnizarse con el Valencia, uno de sus manjares favoritos, por lo pronto en el que ha participado en más goles de forma directa, 21 tantos y 10 asistencias. Valverde se encuentra en la dicotomía de que si Suárez está disponible, deba apostar por la individualidad de Dembélé y no minar su confianza o valorar el colectivo con un Arthur que podría ser capital tal como se encuentra nuestro adversario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s