No le quitaremos ojo

Nos hacemos mayores, así lo indican el paso a los banquillos de hombres como Pep Guardiola, Genaro Gattuso, Steven Gerrard, Frank Lampard, Zinedine Zidane, Patrick Vieira, Luis Enrique, Ryan Giggs, Diego Pablo Simeone, Mauricio Pochettino o el más reciente, Thierry Henry. Ídolos, rivales o simplemente trabajadores del balón, que transmitirán sus aprendizajes sobre el verde, pasada la línea de cal, a unos pupilos que aún les veneran.

El fútbol es ingrato y no respeta proezas del pasado, como atestigua el despido de Leonardo Jardim. La sombra del luso será muy alargada tras un legado exitoso. Llegó a semifinales de la UEFA Champions League en 2017, año en que conquistaría la Ligue 1 ante el todopoderoso PSG rompiendo su hegemonía. Gesta que no se imaginaba ni el más osado.

12501716
En el margen derecho de la foto se esconde el hombre que propició que David tumbara a Goliath con la sonrisa del triunfo en su rostro. Foto vía:

Su proyecto comenzó con fichajes ilusionantes pero siguió con la necesidad de dar paso a jóvenes emergentes. Brindó oportunidades a Anthony Martial, Benjamin Mendy, Fabinho, Bernardo Silva, Thomas Lemar, Kylian Mbappé y un largo etcétera. Chicos que se encumbraron en la élite y por la que la entidad monegasca recaudó más de 800 millones de euros.

Siempre andando en la cuerda cual funambulista, reconstruyendo al equipo cada año, podía suceder la posibilidad de caer, y cayó. Dmitri Rybolóvlev y su equipo directivo decidieron despedirlo dado que el AS Monaco se encuentra antepenúltimo a 4 puntos de puestos de permanencia. Fueron arrollados en el Trophée des Champions por los parisinos, pero en la primera jornada vencieron al Nantes en el Stade de la Beaujoire por 1-3.

Desde ese 11 de agosto los Rouge et Blanc no han vuelto a ganar, y de los 10 encuentros disputados entre la competición doméstica gala y la máxima competición a nivel de clubes, han cosechado 7 derrotas, 4 de ellas de forma consecutiva. Números tan crueles que vaticinaban una ruptura inmediata, Jardim tenía que poner fin a su etapa en el Principado y para paliar la marcha de uno de los mejores entrenadores de su historia, acudieron a una leyenda de la entidad.

A finales de agosto de 1994 debutaba el jugador más joven del club monegasco, un tal Thierry Henry, dándole paso un desconocido Arsène Wenger. Tras 5 años aquel joven despertó el interés de los grandes y aceptó la propuesta de la Juventus, por aquel entonces subcampeona de Europa. La exigencia táctica del Calcio y la eclosión de figuras como Alessandro del Piero, Filippo Inzaghi o Zinedine Zidane, hicieron que no encontrará su lugar y acudiera al amparo de su mentor.

Soccer - Arsenal Press Conference - New signing
Arsène Wenger con un Thierry Henry recién llegado a Highbury. Foto vía: Four Four Two.

Firmó por el Arsenal donde se convirtió en la gran leyenda de los Gunners. En la Premier League no le quedaban motivaciones y a nivel nacional lo había conquistado todo con su selección, solo le quedaba por conquistar la preciada Champions League. En busca de su último cetro, recaló en el Camp Nou y dejó su estatus conseguido en Londres para ser un gregario de Pep Guardiola y Lionel Messi, tocando la gloria en Roma, pudiendo encarar la última fase de su carrera con la satisfacción del trabajo bien hecho.

88021227
Víctor Valdés le privó de conquistarla pero no dudó en levantarse y enfadado de blaugrana conseguir su preciada Champions League. Foto vía

Una vez retirado se le han vislumbrado mimbres de técnico, alabando las propuestas futbolísticas en tertulias televisivas de sus dos maestros, Wenger y Guardiola. Sus conceptos los ha podido compartir dentro de un vestuario con su presencia en el combinado nacional de Bélgica, siendo asistente de Roberto Martínez en la fase clasificatoria y en el Mundial del pasado verano. Este currículum le ha servido para que al concluir la cita en Rusia, estuviera a punto de coger las riendas del Aston Villa. Esperó, para un reto mayor y le ha llegado donde dió sus primeros pasos hace 24 años.

La expectación será inusitada al ver cómo trata de levantar un gigante caído, al cual no le ha sentado demasiado bien llevar su modelo al punto más radical. La política de invertir en promesas, revalorizarlos y venderlos por una fortuna, se ha visto reforzada con la llegada al cargo del director deportivo, Michel Emenalo. Sus pasos como futbolista no fueron exitosos y quedó marcado por una gran tragedia personal, pero en sus entrenadores dejaba huella por su carácter y su desbordante inteligencia.

Uno de ellos fue Avram Grant, con quién coincidió en el Maccabi Tel Aviv y no dudó en llevárselo, cuando el Chelsea requirió de sus servicios. Si le conocéis os acordaréis de él, junto a José Mourinho, pero ya sabemos que cualquiera que se acerque en exceso al luso, puede verse obligado a librar una dura batalla. El nigeriano venció y el “individuo” como le nombró Emenalo, acabó cesado poniendo fin a su idilio con Stamford Bridge. Aún así, entre la parroquia Blue su nombre quedó dañado y se embarcó en el proyecto del Louis II.

Su misión ha sido reclutar talento emergente y lo ha realizado con nombres que darán que hablar como Pietro Pellegri, Willem Geubbels, Antonio Barreca, Jonathan Panzo, Wilson Isidor, Sofiane Diop, Samuel Grandsir, Eliot Matazo, Tiago Ribeiro o un ex del FC Barcelona como es Robert Navarro. Nacido en el 2002 y procedente del Cadete A, ya jugó un amistoso con el primer equipo, pero formará parte del filial y del juvenil, siguiendo los pasos de Jordi Mboula.

1530526167518
Robert Navarro engrosa una gran nómina de diamantes por pulir, aunque Thierry Henry deberá priorizar realidades para salir de una situación crítica. Foto vía:

Antes del encuentro de Wembley contra el Tottenham Hotspur, en una clara crisis de identidad evidenciada por el juego mostrado y exponiendola a la hipérbole mediática tras los malos resultados, el nombre de Ernesto Valverde parecía peligrar y entre los candidatos figuraba el de Henry. Por lo pronto deberá salvar al equipo de su infancia y dentro de las posibilidades, mostrar un estilo y un tacto con los más jóvenes, que le hagan idóneo para ocupar el trono de aquel equipo que no tuvo miedo a tocar la inmortalidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s