De 10 sin el 10

Hay ocasiones en la vida en la que nos inutilizamos al desconectar, teniendo al lado una persona la cual resolverá nuestros problemas. A quien no le ha pasado que yendo de copiloto o a un sitio donde tú acompañante sabe llegar a la perfección, desconectes de tal manera que no sabes ni dónde estás o dónde está aparcado el coche. Este paralelismo puede ocurrir en los jugadores del Barça al tener la mastodóntica figura de Lionel Messi cerca de ellos.

Intrínsecamente, pensarán igual que nosotros, en nuestros sofás. Ya la cogerá el 10 y arreglará esto. Sin su presencia parece que cada uno de ellos debe dar lo mejor de sí mismos para conseguir resultados positivos. Estamos hablando de futbolistas que tienen un nivel muy elevado, de no ser así, no estarían en el Camp Nou y condiciones tienen para ser diferenciales, sin contar con la ayuda del más grande.

A nivel de sistema táctico se puede construir un entramado más coral, tanto en la presión, como en la ubicación de las piezas. Extremos que centran su posición y laterales que ocupan su espacio. Este ha sido el plan de Ernesto Valverde contra Inter y Real Madrid a grandes trazos. En él, cada pieza es fundamental y todos ellos saben, que deben superar a su adversario con el trabajo colectivo, sin esperar una genialidad que les saque del atolladero.

Hace años que Pep Guardiola consiguió elevar el fútbol practicado al máximo escalafón posible y mucho tiene que ver la presencia de Messi en el falso nueve para poder formar una propuesta simétrica. También Luis Enrique en su primer año consiguió que Ivan Rakitić se sacrificará en pos de mantener la armonía grupal. En los 90 a ese jugador diferente se le ubicaba en el puesto de enganche. Pienso que Valverde aún puede mejorar el fútbol mostrado manteniendo lo mejor de estos días y la presencia de ese menudo semidiós.

Tampoco es casualidad que tres de los mejores cinco partidos desde que Valverde dirige en el Camp Nou, sean con Arthur Melo siendo el director de orquesta. Su presencia ha sido un soplo de aire fresco, no le quema la pelota y muchos sonríen con su sola presencia. Poca gente duda del brasileño y su importancia capital. Cómo tampoco se debe dudar de un estilo que maniató a todo un Real Madrid y cuando no pudimos practicarlo nos pusieron contra las cuerdas.

En definitiva, hay que seguir en este camino. Apostar por el juego de posición que parecía enterrado y lo ha salvado la irrupción de Arthur. Mantener el nivel individual que se ve reflejado en el colectivo, activando piezas que parecían desconectadas y sobre todo dotar a Messi de un contexto ideal para volver a reinar en todas las competiciones. Valverde tiene la posibilidad de redimirse y reivindicarse, no solo sumando de tres en tres, si no convenciéndonos de que es capaz de mucho más.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s