Camisetas intercambiadas

Posiblemente estemos ante el Barça menos definido de la última década. En la era Guardiola se vivía la excelencia del juego de posición. Tito Vilanova por desgracia no se pudo disfrutar y fue una opción continuista. Gerardo Martino fue una borrasca finalizando años dorados. Cuando se tocaba fondo, apareció un Luis Enrique que cambió el rumbo y lo apostó todo por un tridente pocas veces visto.

Podemos decir que todos eran reconocibles, hasta la insulsez del Tata ya que realmente el núcleo duro del equipo tomó las riendas pese hacerlo dentro de una apatía reinante. En el primer año de Ernesto Valverde las virtudes se centraban en la solidez pero en este segundo curso estamos al amparo de los jugadores. Unos jugadores que no son el núcleo de antaño y varía mucho dependiendo que hombres estén en el verde.

En esta tesitura de falta de identidad llegamos como líderes al derbi catalán en Cornellá-El Prat donde en el banquillo opuesto encontramos un técnico que se acerca más a nuestra filosofía. Joan Francesc Ferrer Sicilia, más conocido como Rubi ha conseguido que un tosco Espanyol sea una de las sensaciones de La Liga futbolísticamente hablando. Ese nivel ha caído con malos resultados donde en el mes de noviembre solo han conseguido un triunfo en cuatro jornadas.

Los pericos han visto como ahora su equipo cuida el esférico y hace suyas virtudes como la posesión o la presión lo más arriba posible, todo esto dando importancia a jóvenes que se han convertido en pilares como Mario Hermoso, Marc Roca, Borja Iglesias o Sergi Darder y experimentados como David López, Esteban Granero, Sergio García o el meta Diego López.

Esa delicadeza de trato de balón ha sido antónima con lo que hizo Quique Sánchez Flores y todo ello tiene un sentido. Rubi no oculta raíces en el juego de posición como pudo exponer en el acto de homenaje denominado Amics de Johan o cuando hizo un paréntesis en su carrera de entrenador para enrolarse en el cuerpo técnico de Tito Vilanova al que ya había dado dos negativas anteriormente y del que no pudo disfrutar cuanto hubiera querido. Aquella etapa blaugrana se diluyó con el Tata al no tener un rol definido y no evolucionar en su aprendizaje.

1544121643_610937_1544122062_sumario_grande
Rubi formando parte del cuerpo técnico de Tito Vilanova. A la derecha Jaume Torres que era el amigo común de ambos y que continúa con él en el Espanyol. Foto vía:

“Había incluso quién decía que los entrenadores creativos estaban haciendo mucho daño al fútbol, pero el tiempo no está dando la razón y estamos ganando la batalla ahora, aunque llevemos muchos años intentando implantar este estilo”.

Rubi en la conferencia Amics de Johan.

Se verán dos técnicos con pasados y presentes tanto blaugranas como blanquiazules y que a muchos nos daría curiosidad que cambiarán el puesto y ver cuál sería la propuesta. Por lo pronto, sin Arthur Melo viviremos otro capítulo de un fútbol anárquico en el que cada uno hace la guerra por su lado, dado que hombres como Arturo Vidal, Ivan Rakitic, Nélson Semedo o Ousmane Dembélé están lejos de conseguir un orden y posición idóneos. El oasis en medio del desierto que han supuesto Carles Aleñá y Riqui Puig por ahora son una mera ilusión óptica y no una realidad.

En este conformismo estamos viendo versiones grises de elementos diferenciales como pueden ser Sergio Busquets o Lionel Messi, se les atisba una condición más terrenal y con más trabajo para demostrar que aún les queda mucho. De esos elementos sobresaldrá por encima de todos Gerard Piqué, dado su buen rendimiento deportivo que se acentúa contra el Espanyol al ser el equipo al que más goles ha metido y a nivel extradeportivo al ser el centro de la ira rival como se ha visto en los últimos derbis. Esa llama no se ha apagado como ya hemos visto en los partidos contra el Real Betis y los pitos del Camp Nou a Pau López o los enfrentamientos entre Gerard Moreno y el 3 del Barça.

“Es posible que Rubi tenga un modelo Barça y solo hay que ver su trayectoria. Sus equipos siempre se han caracterizado por construir desde atrás y apretar hacia adelante, pero también trabaja mucho la estrategia”.

Ernesto Valverde en la rueda de prensa previa al partido.

En definitiva, podemos estar ante el segundo partido del curso donde el entrenador del equipo rival nos dé una lección de juego posicional y se posicione como una opción de futuro para un banquillo culé que cada vez parece más claro necesitar un nuevo inquilino, primero fue Quique Setién y el siguiente en presentar su candidatura puede ser Rubi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s