Inmovilismo extremo

Venimos de disputar el derbi catalán que se antojaba como uno de los más igualados de la historia reciente y se decidió por una nueva exhibición rutinaria del quinto mejor jugador del mundo. Si el cáliz de dichos premios individuales se está tornando ridículo, tras espectáculos de tal magnitud aún quedan más en evidencia y qué decir de los disparates de una leyenda como Pelé, que esperemos sean producidos por el deterioro cognitivo propio de la edad. Lionel Messi por su parte sigue a lo suyo, hablando en el campo y fuera de él siendo humilde y nada arrogante.

Solemos decir que el astro argentino es quien barre la mierda y la coloca bajo el sofá. Nos deja el piso impoluto pero en realidad existen problemas que pueden salir a relucir en citas donde no se puede fallar. En estás se encuentra un Ernesto Valverde que no acaba de dar una identidad propia al equipo, va a caballo de los jugadores que tenga en disposición. Por lo pronto, parece haber recuperado parte de la solidez del doblete del pasado curso y para el técnico cacereño supondrá un gran alivio y cuando nos veamos en eliminatorias a doble partido será vital mantenerse en esta línea.

En esta temporada no veremos una evolución en el juego y la misión será potenciar las armas que tenemos y conseguir tocar metal. Tal como se han sucedido nuestros éxitos continentales, parece que con el camino que vamos llegando no tendremos oportunidad. Cuando hemos ganado hemos sido los mejores con mucha ventaja con el resto de rivales y ahora esa sensación no se da. Esto es tan cierto como que parece muy complejo que vayamos a verlo de aquí a unos meses. Se tiene que seguir trabajando con hombres alejados del estilo que nos hizo tocar la gloria y con ellos luchar por engrosar el palmarés.

Resarcirnos a un fútbol que no nos llena. Tan cierto es que desde un prisma resultadista, vamos líderes a tres puntos de Sevilla y Atlético de Madrid, aventajando a nuestro eterno rival en cinco. En UEFA Champions League ya somos matemáticamente primeros de un grupo que en el momento del sorteo lo veíamos de los más difíciles y en está última jornada, recibimos al Tottenham Hotspur cargados de presión al estar empatados con el Inter, jugando los italianos en su feudo y con un PSV eliminado sin opciones a nada.

“Mañana seguramente habrá alguna rotación, venimos de jugar un partido importante el sábado. Cada partido es una oportunidad para demostrar”.

Ernesto Valverde en la rueda de prensa previa al partido.

Ni en este contexto Valverde realizará experimento o expondrá a la Masía al menos para calmar las críticas al respecto. Solo ha convocado del filial a Juan Miranda en un partido que aún teniendo un buen cartel solo tiene dos alicientes: motivos económicos al ganar el encuentro o el de asestar un buen golpe a un Mauricio Pochettino que siempre nos ha prodigado un cariño especial.

De todas formas es un momento idóneo para dar descanso a los más forzados, véase Jordi Alba, Gerard Piqué, Luis Suárez o Ivan Rakitic. Se pueden probar opciones como la de Carles Aleñá, una defensa con el propio Miranda o Thomas Vermaelen, dar minutos tras lesión a Arthur Melo, titularidad a un Denis Suárez que se reivindicó en la Copa del Rey o volver a probar al Messi delantero centro o apostar por Munir El Haddadi. Propuestas que te aseguran un once de garantías y que en determinadas situaciones se podrán ver en escenarios mucho más exigidos siendo estas ocasiones importantes de cara al futuro.

Uno de los que se ha asegurado su suplencia es Ousmane Dembélé con un nuevo acto de indisciplina al llegar al entrenamiento posterior al duelo contra el Espanyol dos horas tardes. Una noche que consiguió sentar a un gris Philippe Coutinho y cuajar un buena actuación marcando y siendo diferencial a su estilo, sin cometer grandes errores, lo echa todo por la borda y desespera hasta sus acérrimos defensores. Ya tuvo su castigo contra el Real Betis y parece que lo volverá a tener aunque minimizado al entrar en la convocatoria, además lo lógico era que saliera de inicio Coutinho para recuperar su mejor versión. La gestión del joven extremo galo será uno de los quebraderos de cabeza de Valverde a nivel de mando.

LINEUP111544516851458
XI alternativo para asentar cimientos de cara al futuro. Aunque Valverde posiblemente no siente a la vez a Piqué, Alba y Rakitic. Infografía propia vía: LineUP11.

A nivel personal trataría de imponer una alineación con clara predisposición asociativa dado que creo firmemente en que es el camino que nos llevará al éxito. Volvería a disponer a Messi de nueve al ser una opción más que real en clave futuro, acompañado de un Coutinho que necesita encontrarse y un Denis Suárez que se merece por lo menos una oportunidad antes de partir. La medular con Sergio Busquets, Arthur y Aleñá sería ideal para que esperemos el pitido inicial con ansia.

Probablemente sigamos viendo al mismo equipo de siempre pero no deja de ser una gran ocasión para cimentar un futuro que tiene mimbres para poder ser brillante. Messi nos hace vivir ilusiones ópticas y es de recibo darle un panorama idóneo para cuando llegue el fatídico día de su jubilación y con el consiguiente retiro a su mansión con su enorme perro, su bella mujer y su camada de niños. Por suerte aún queda tiempo para poder disfrutar de este fútbol único por muchos que unos se obliguen a taparse los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s