Dilema central zanjado por el momento

Jeison Murillo se ha convertido en el primer fichaje en el mercado invernal bluagrana no exento de polémica. Buena parte de la afición lo ve como una operación exitosa al estar plenamente capacitado para asumir el rol de tercer central al ser una incógnita el estado de Samuel Umtiti y ofrecer nulas garantías Thomas Vermaelen. Por otra parte, muchos lo ven como la enésima ocasión donde se cierra la puerta a la Masía confiando en un hombre claramente ausente este medio curso, alejado de nuestro estilo y pensando en el corto plazo.

 

IMG_20181227_145442.jpg
Jeison Murillo deberá superar la maldición de los cafeteros blaugranas y la de un dorsal 17 donde a excepción de Pedro, todos sus portadores han generado dudas (Amunike, Bogarde, Petit, Christanval, Mendieta, Van Bommel, Gio dos Santos, Song, Munir o Alcácer.

Otro colombiano que llega para cumplir su sueño y asentarse en uno de los mejores equipos del globo. Antes que él lo intentaron dos compatriotas. Pocos conocen a Lauro Mosquera, un delantero que se incorporó en junio de 1964 sin llegar a debutar en partido oficial pero que llegó a participar en un amistoso contra el Sabadell a las órdenes del mítico goleador César Rodríguez que se perdió por 4-2.

En breves se cumplirá un año de la llegada de Yerri Mina procedente del Palmeiras. Llegó para suplir el vacío que dejó la salida de Javier Mascherano pero en apenas 6 partidos se decidió que su estilo no casaba con el estilo que se presupone de un defensor del Barça. A nivel financiero fue un éxito absoluto, se firmó por unos 11,8M€ y tras un Mundial donde se destapó su faceta goleadora, le sirvió para recalar en el Everton y embolsarse el club 30 millones de euros.

Los primeros pasos de Murillo fueron en la escuela Andrés Sanín, un equipo satélite del equipo de su ciudad natal, Deportivo Cali. Se convirtió en una promesa en dicho club y tras ir al Mundial Sub-17 de Nigeria cruzó el charco al ser fichado por el Udinese. De un día para el otro, sin voz ni voto, estaba volando rumbo a Italia dejando atrás el Valle del Cauca. Incrédulo, dejando a su madre llorando en su hogar estaba cumpliendo el sueño de cualquier niño sudamericano de jugar en el viejo continente. Duró un suspiro en Friuli ya que su acometido era recalar en el UD Granada dados los vínculos del Imperio Pozzo.

Tras sendas cesiones en el Cádiz y la UD Las Palmas, explotó vestido de nazarí. Sus grandes actuaciones le sirvieron para ser fichado por un grande como el Inter, donde esta vez sí que tuvo la oportunidad de competir en el Calcio y mejorar tácticamente como él mismo recalca. Tras un buen rendimiento como nerazzurri pero perdiendo importancia en Milán ante Miranda y Milan Škriniar, decide volver a La Liga de la mano del Valencia CF. En la Ciudad del Turia donde apuestan fuerte por él, al haber abonado 12 millones de euros, se diluye tras sufrir una lesión en el pubis y no confiar para Marcelino García Toral al asentarse la pareja que forman Gabriel Paulista y Ezequiel Garay y la irrupción del portento Mouctar Diakhaby.

Uno de los principales recelos es está inactividad, donde solo ha disputado un partido en Liga, un partido en UEFA Champions League y otro en Copa del Rey. Su experiencia en la competición ha sido tenida en cuenta para su rápida adaptación pero en competiciones continentales no acumula muchos minutos, solo el partido anteriormente comentado en Mestalla con el incidente de sobras conocido donde Cristiano Ronaldo acabó expulsado entre lágrimas y cinco duelos en la Europa League.


Recomendar los artículos de perfil más táctico de Jeison Murillo realizados por Àlex Delmàs en La Vanguardia y Albert Morén En Un Momento Dado.


Ernesto Valverde ha sido su máximo valedor ante la supuesta inmadurez de centrales del filial como Jorge Cuenca, Chumi o Ronald Araújo. De sus condiciones destaca un extraordinario manejo del juego aéreo, en el cuerpo a cuerpo, polivalencia en ambos perfiles en el centro de la zaga, han servido para esta contratación en forma de parche, con una cesión que de ser positiva se puede hacer definitiva por 25 millones de euros. Veremos si consigue mejorar en el inicio de juego o al menos que no se note al estar cobijado al lado de Gerard Piqué o Clément Lenglet, su estado físico no sea un impedimento en carreras a campo abierto o su tendencia al tackle no sea mal vista ante el exigente y exquisito público del Camp Nou.

No estamos ante el fichaje más ilusionante, pero dejando debates a un lado en torno a la Masía, sí que puede ser muy importante sin tener mucho que perder. De no funcionar no se debilitan las arcas y de convertirse en una alternativa real, puede hacer que los titulares descansen unas piernas excesivamente cansadas o en caso de lesión ser una opción válida y que no ponga en riesgo los objetivos de la temporada. El dilema central se ha acabado por el momento, ya sabemos que en Can Barça no hay que dar nada por cerrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s