Alejar viejos demonios

Luis Suárez y Lionel Messi asestaron el último golpe a una Liga que salvo hecatombe superior a la de Roma supone certificar la hegemonía blaugrana con 8 títulos de los últimos 11 o al argentino con su décimo entorchado igualando todos las conquistas domésticas que el Atlético de Madrid, tercer equipo del palmarés nacional.

Por mucho que Messi sea el gran argumento de estos logros que quizás no somos capaces de poner en contexto, el hombre que consiguió derribar un muro llamado Jan Oblak que parecía irrompible es Suárez. El uruguayo cuestionado a diario, hizo lo imposible y precisamente en torno a su figura se pueden medir las posibilidades de una entidad obsesionada en conquistar la UEFA Champions League.

Podemos hacer el símil que el reflejo de La Liga es el de Messi, al igual que el de la Champions es el de Luis Suárez. Su impotencia de no ver puerta como visitante desde hace tres años y seis meses se asemeja a la dinámica de no pasar de cuartos de final en las últimas tres ediciones. En esta ocasión parece llegar en forma y siendo clave tanto en el gol anteriormente comentado como el que supuso el 4-4 definitivo en el Estadio de la Cerámica en ese caótico encuentro contra el Villarreal.

En frente tendremos al Manchester United que posiblemente sus mayores defectos potencien las virtudes de la dupla más efectiva de Europa. La zona de influencia de Messi se sitúa entre centrales y Nemanja Matić donde puede hacer mucho daño y más teniendo en cuenta que los equipos ingleses no han sabido frenar su talento infinito. Suárez por su parte se las verá con un sistema defensivo muy alejado de la tela de araña que teje Diego Pablo Simeone.

Es cierto que el equipo es más sólido desde la llegada de Ole Gunnar Solskjær tras deambular por la Premier League con un abatido José Mourinho y unos pupilos que no creían en su discurso. La verdad que su mayor arma ha sido la de desatar el corsé del luso y propiciar el contexto adecuado para sus mejores hombres. Su impacto inmediato refrendado con una gran racha se debe sobre todo al gran rendimiento de Paul Pogba y Marcus Rashford, sintiéndose muy cómodos con espacios y campo por recorrer.

IMG_20190410_092625
La clasificación en París con un equipo de circunstancias se puede catalogar de milagro. Uno de los motivos que han propiciado la apuesta por Ole Gunnar Solksjær

Old Trafford propondrá un escenario ideal, teniendo el FC Barcelona la mayor parte de la posesión y esperando el Manchester United, sabiendo de su inferioridad a la hora de dominar la pelota, su oportunidad para sorprender a un excelso Marc-André ter Stegen. Jordi Alba debe prodigarse ya que su recurso es vital en una competición donde no ha sido tan determinante y veremos si en la banda derecha coloca a Nélson Semedo por su mayor velocidad que Sergi Roberto.

El centro de la zaga tiene su particular historia. Gerard Piqué vuelve donde hace 11 años hizo un Erasmus y Clément Lenglet se las volverá a ver con Romelu Lukaku, con el que realizó una exhibición y disipó las dudas en la directiva blaugrana para acometer su fichaje. Los cinco sentidos puestos en el físico del belga y la velocidad de los Martial, Lingard o Rashford, con la posibilidad de tener menos efectivos en esta altura del campo al poder apostar Solskjær por una defensa de tres centrales y dos carrileros.

Ya hemos hablado de dos incógnitas, el sistema propuesto por los Red Devils y el dilema entre la potencia de Semedo o el poso de Sergi Roberto. Nos falta la más significativa, la que puede suponer otro revés de Ernesto Valverde a los puristas del modelo. Ousmane Dembélé ha viajado sin el alta médica, por lo que en principio y lógico, visto los duelos más importantes hasta el momento sería que Philippe Coutinho ocupará el extremo izquierdo.

Sin embargo, el pragmatismo competitivo de Valverde pueden dibujar otras opciones. El esquema del Benito Villamarín poniendo de titular a Arturo Vidal por el apático brasileño aunque mostrando brotes verdes y potenciando esa zona frágil del United junto a Messi, combinado con un carácter que fue una de las cualidades por la que se confió en sus servicios. La otra premisa puede suponer convulsiones a los orgullosos de la doctrina cruyffista, prescindir de un Arthur Melo que ha resultado ser un soplo de aire fresco para una medular que ha vivido su particular duelo sin Andrés Iniesta y Xavi Hernández.

LINEUP111554880764973
Posible XI de Ernesto Valverde en Old Trafford.

La opción del Txingurri será la que mejor controle la eliminatoria en su totalidad y la que penalice más a su adversario. Muchos alicientes en lo táctico, sumado a lo emocional de jugar en el Teatro de los Sueños, esa melodía hipnótica de la Champions o el alegato del capitán Messi en el Trofeu Joan Gamper no supongan una ansiedad que se cronifique y tire por tierra todo lo logrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s