El Barça de Messi tiraniza la Liga

El fin de semana sirvió para certificar de forma matemática lo que ya se daba por casi hecho en marzo, cuando el Barça ganó 0-1 en el Bernabéu, y por descontado hace un par de semanas, después de la victoria de los de Valverde contra el Atlético de Madrid (2-0): el FC Barcelona es el campeón de LaLiga 2018/2019. Una más en el bolsillo.

Poco más de 90.000 personas para ver el partido en el que el Barça podía certificar el alirón y sensación de tranquilidad total en los seguidores en las horas previas al partido. “Si es hoy, bien, pero si no ya será la semana que viene o la siguiente”, parecían pensar muchos. Lejos queda el cosquilleo de las horas previas al partido decisivo para conquistar el campeonato que muchos aficionados tenían hace unos años, cuando ganar no era lo habitual y conquistar una Liga parecía algo extraordinario y se celebraba como si fuera el título más importante de la historia

¿Qué ha pasado entonces? El Barça de Messi se ha acostumbrado a ganar. Hacer de lo extraordinario lo rutinario. Desde la llegada de Leo los azulgranas son los dueños y señores de la competición liguera. Lo que tiene un mérito enorme parece haberse convertido en lo habitual, en lo mínimo exigible y ya no se le da el valor que realmente tiene. Solo el tiempo, las sequías que vendrán y el crecimiento de otros equipos permitirá valorar en su justa medida estos quince años de hegemonía en Liga.

Horas antes de jugar contra el Levante (una vez más) en la temporada 2004/2005, el Barça tenía en sus vitrinas 16 títulos de Liga. Era la primera temporada de Messi, aquella en la que se estrenó con un sutil gol contra el Albacete. Quince primaveras después Messi es un adulto, con arrugas y barba, lleva el pelo corto y ya no tiene más dedos en la mano para contar más títulos. Quince años después el Barça cuenta con 26 Ligas en su palmarés. Diez en quince temporadas. Ocho de las últimas once.

IMG_20190429_134454
Desde la llegada de Lionel Messi el FC Barcelona ha recortado 6 Ligas al Real Madrid.

Y es que desde que llegó Guardiola el Barça ha tiranizado la competición. Solo el Madrid, en dos ocasiones, y el Atlético en una, han sido mejores que el Barça en Liga. Y en dos de esas ligas perdidas, los azulgrana lucharon hasta la última jornada.

Son datos que hablan bien a las claras de un equipo hegemónico en la competición más difícil, la más exigente, por más que no sea la que más brillo tiene ni la que determinados sectores se empeñan en poner por encima del resto. La Liga es la competición que exige estar bien durante 38 jornadas, batiéndose el cobre en todos los campos y contra todos los rivales, sin que sirvan de nada cuentas de la lechera, especulación y goles fuera de casa para avanzar de ronda.

Por eso nadie ha podido seguir el ritmo del Barça en los últimos años. Ya se ve como normal que el Madrid dimita de la competición en Navidades, o que el Atlético se termine desfondando pese al mérito de los hombres de Simeone. Tampoco Sevilla o Valencia  han sido capaces de mantener la velocidad de crucero del Barcelona.

Empezó el Barça de Rijkaard (2), siguió el Pep Team (3), también tocó el cielo el Barça de los 100 puntos de Vilanova (1) o el del tridente de Luis Enrique (2), antes de llegar al eficaz y competitivo Barça de Valverde (2). El hilo conductor es Leo Messi, que con 10 Ligas en su palmarés iguala a Pirri y ya solo está a dos de Gento.

El último reto de Messi, el Rey de la Liga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s