Resistencia

Las Ligas son torneos de regularidad, de 38 jornadas en las que el 99% de las veces acaba ganando el mejor equipo, el que más se lo merece. Las Champions, igual que los Mundiales, son harina de otro costal. Puede ganar el mejor y el que mejor juega – tampoco acostumbra a ser lo mismo – como sucedió con el Barça de Guardiola en las temporadas 2009 y 2011 o como el Bayern de Heynckes en 2013, un auténtico rodillo en el Allianz.

Aunque lo habitual, sin embargo, es que la máxima competición a nivel de clubes no la gane el mejor. Hay muchos factores que condicionan las Champions: una tarjeta que impide a un jugador clave perderse el partido de vuelta, un gol concedido en un descuido que acaba valiendo doble… o el azar de los cruces.

A todos los aficionados les gusta ganar la Copa de Europa y la mayoría soñaría con hacerla siendo un equipo dominador, abrumador, ganando con y desde la posesión y metiendo muchos goles por partido. La realidad dice que eso ocurre en pocas ocasiones, y que los equipos más pragmáticos son quienes más Champions acumulan en sus vitrinas, mientras que los más vistosos acostumbran a morir en la orilla.

Soy el principal defensor del ADN Barça, del estilo, del juego de posición y de que el equipo sea quien lleva la iniciativa. No creo que ningún culé disfrutase con las propuestas que hizo el Barça ni el pasado miércoles contra el Liverpool, ni en 2015 con el Bayern. Lo cierto es que ambas acabaron, gracias a Messi, con idéntico resultado: 3-0.

Creo que el Barça tiene armas para poder hacer una propuesta más agradecida, más acorde con sus señas de identidad – los más catastrofistas estos días decían que el Barça la había perdido – , pero también entiendo que hay que saber ser metamórfico, adaptarse a lo que viene. No digo que un equipo grande tenga que jugar en su estadio en función del rival que le visite, pero es inteligente tratar de minimizar sus virtudes, habida cuenta de que cada gol de ellos vale doble.

El Barça de Valverde no es el más vistoso, el que mejor juega ni el que más divierte. Pero en la última década, es el más competitivo después del de Guardiola. En dos años solo ha habido una derrota en Champions (pero qué derrota…) y el equipo ha tiranizado la Liga. Y desde la debacle del año pasado en Roma da la sensación de haber aprendido a firmar ejercicios de resistencia, como pasó en el Bernabéu en Copa del Rey.

La semana pasada el Barça resitió frente al equipo más serio que haya pasado por el Camp Nou en años. Los azulgranas aguantaron el ida y vuelta de la primera parte, firmaron un ejercicio de resistencia encomiable frente a los hombres de Klopp durante media hora en la segunda, antes de que Messi apareciese para martirizar al Liverpool. La resistencia blaugrana capeó el temporal y dio un paso grande hacia el Wanda… pero no definitivo.

Quien piense que el pase está hecho no conoce al Liverpool, no ha visto el ambiente de Anfield y tiene poco vistos a los equipos de Klopp. El alemán hace de trilero con las lesiones de Firmino y Salah. Estén o no, mañana el Barça vivirá un infierno, un asedio que será agotador desde el minuto 1. El primer cuarto de hora será clave. Un gol red haría tambalear al Barcelona como pasó en Roma. Por eso Valverde tiene que aprender de los errores propios…y de los del Atlético en Turín. El Barça necesita un gol para pasar.

Y es que, a fin de cuentas, las Champions se pueden ganar con juego bonito y mereciéndolas, pero la historia está llena de grandes equipos que se quedaron a las puertas pese a haber masacrado a sus rivales con 20 disparos más en una ronda de eliminatorias (Barça – Chelsea de 2012, Bayern – Atlético de 2016…), y en una competición que no perdona ningún error, haber aprendido a sobrevivir es esencial.

Al Barça le queda un último ejercicio de resistencia, un desafío colosal, antes de la soñada final del Wanda. Esa será otra historia. Antes toca meter un gol en el partido más importante de la temporada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s