Reflexión, memoria y perspectiva

Dos días después de la decepción total y absoluta que supuso ver morir el sueño de la Champions de una manera tan inexplicable como esperpéntica, lo que toca es tirarse de cabeza a la piscina del futuro tratando de salir a flote con meridiano optimismo. Lo primero que me gustaría decir tiene que ver con la magia del fútbol; llena de trucos indescifrables, hipnotizaciones asombrosas y todo un carrusel de respuestas dispuestas a satisfacer a los muchos misterios de un juego simple. Efectivamente, cuando nos referimos al fútbol nos estamos refiriendo a un juego tan infinitamente simple como misteriosamente complejo. “Todos serios y el fútbol riéndose de todos”, afirmó una vez Jorge Valdano con ese carácter filosófico que le asiste siempre. Quizá la filosofía y el fútbol se parezcan tanto que no pocas veces terminan discutiendo a gritos y lanzándose (en este caso balones) a la cabeza.

Parecía “imposible” que, llevando una renta de tres goles, el FC Barcelona acabara como acabó en Anfield; no solo eliminado sino también quebrado, roto, hundido. Náufrago de un plan que no era plan. No deja de ser cierto que el Liverpool no es cualquier cosa. Tampoco Jürgen Klopp lo es. Cabía esperar que la “motosierra” del equipo inglés funcionara con más viveza que nunca y sacudida por uno de esos ambientes que ponen los pelos del alma de punta. El fútbol es un estadio, una afición, dos equipos, una pelota y algo más que nadie sabe lo que es, pero que es lo único que importa. El equipo de Ernesto Valverde logró sobrevivir al arranque inicial de un partido que se presagiaba largo. Muy largo. Exceptuando los primeros diez o quince minutos, no me pareció que el Barcelona jugara una mala primera parte. El equipo encontró un buen sentido del temple gracias, fundamentalmente, al perfil arquitectónico de un tal Sergio Busquets; “no dejaré de besar por donde el conocimiento de Sergio siga pisando con esa coherente pausa capaz de poner la casa en orden con un solo toque”.

¿Cómo iba yo a pensar que todos los caminos de la segunda parte iban a conducir a Roma?. Precisamente yo, que siempre acompaño al fútbol de una sucesión de puntos suspensivos, porque si algo he aprendido es que este maravilloso juego detesta la lógica de quienes creemos saberlo todo y no sabemos gran cosa. Carajo, tan solo era cuestión de hacer un gol, un “mísero gol” que lograra arruinar todas las fantasías de Klopp , desenchufar el cable de la motosierra y “tranquilizar” a toda la familia barcelonista. El caso es que pasó lo que no tenía que pasar. El segundo gol del Liverpool (del primero el equipo culé se recuperó bien) fue el inicio del viaje de regreso a Roma. El FC Barcelona se quedó sin argumentos futbolísticos, sin respuestas anímicas, sin reflejos direccionales, sin balones capaces de penetrar por algún hueco, sin más verdad que la triste consecuencia de un enfoque mal diseñado. Esta vez Messi no pudo hacer de “Dios”; porque no es cierto eso de que Messi pueda con todo y con todos, porque no es buena idea que cualquier reclamo recaiga sobre ÉL y porque Messi es único, pero no debe ser lo único. El mejor futbolista del planeta y el F.C.Barcelona deben ser la misma cosa, esa es la clave. Crear un paisanaje donde la retroalimentación sea mutua, y mucho más ahora por razones que no creo necesarias aclarar.

Desconozco las previsiones que pueda manejar la junta directiva pensando en el próximo curso. Tampoco sé desde que focos analizan las cosas, aunque sospecho que son distintos de los míos; al fin y al cabo yo soy un romántico al que hace tiempo le informaron de que no tiene cura. Ni falta que me hace, si pensamos en fútbol. Me gustaría, eso si, que aquellos que deciden lo hagan agarrándose a tres cosas: reflexión (para no equivocar demasiado los diagnósticos), memoria (para no olvidar lo que fuiste cuando el balón era la razón de ser) y perspectiva (para no dejarse llevar ni por obsesiones contraproducentes ni por esas urgencias que suelen desnaturalizarlo todo). ¿Qué tal si se empieza por tratar de recuperar la verdadera identidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s