Dudas y afirmaciones en el debut

Athletic Club y Barça daban el pistoletazo de salida a La Liga 19/20. Un clásico del fútbol español para abrir la temporada no está nada mal. Y más viendo el once que sacaba Valverde, un once atrevido a la par que atractivo y, para algunos, una declaración de intenciones: Busquets y Rakitić suplentes.

Ernesto Valverde salía a San Mamés con el mejor centro del campo de la pretemporada. Porque Frenkie De Jong, Carles Aleñá y Sergi Roberto implantaron, ante el Nápoles, un ritmo alto de circulación, una presión muy adelantada y unos movimientos constantes que permitieron al equipo hacerle mucho daño al conjunto italiano. Pero ayer no funcionó, Sergi Roberto y Aleñá no tuvieron su mejor partido, y, consecuencia de esto, De Jong sufrió mucho, en los primeros 45 minutos sobre todo, por la presión del Athletic Club y el marcaje de un Raúl García que estaba en todo. Frenkie estaba superado, cuando recibía y se giraba no tenía líneas de pase. Tanto Sergi Roberto como Carles Aleñá adelantaban mucho su posición y no ofrecían vías para salir desde atrás. Y aquí viene la primera afirmación del debut: De Jong necesita un mediocentro más posicional para poder mostrar su mejor versión. Y ayer, con la entrada de Ivan Rakitić, lo pudimos ver en los segundos 45 minutos. Porque cuando se juntaron el croata y el neerlandés, el Barça supo superar la gran presión alta del Athletic Club. De Jong tenía un apoyo, una línea de pase, mejoró Frenkie y mejoró el Barça. Pero el conjunto de Valverde mostró, una vez más, que si Messi no está sobre el césped el juego ofensivo es plano y sin peligro alguno. Griezmann en banda izquierda chocaba con Alba y siendo la referencia ofensiva -segunda afirmación: no puede ser el 9 arriba.- se hundió entre Unai Núñez y Yeray, que lo controlaron muy facilmente. 

Rafinha saltó el verde por la lesión de Suárez y fue una de las pocas luces verdes que tuvo el Barça en San Mamés. La entrada del jugador nacido en Sao Paulo fue la mejor noticia, en cuanto a juego, para el conjunto catalán. Jugó entre líneas, conectaba centro del campo y delantera, caía a banda para ofrecer nuevas variantes… Rafinha actuó hasta en 3 posiciones diferentes. Pero era él y poco más, arriba tenía a un Dembélé errático y un Griezmann perdido entre centrales. El Barça se quedó a medias, con Rakitić mejoró en la base: juntó al equipo y ofrecía nuevas soluciones. Pero si los de arriba están desconectados, no hay nada que hacer. Dudas, muchas dudas.

IMG_20190817_110053
Rafinha Alcántara fue uno de los blaugranas más destacados sobre San Mamés contrapronóstico. Foto vía: FC

El juego del Athletic fue simple: presión adelantada, incomodar la salida de balón culé y atacar con los zarpazos de Iñaki Williams, los apoyos que ofrecía Raúl García y el 2vs2 que creaban en banda izquierda para superar, con Yuri y Muniaín, a un Dembélé que no bajaba a defender y a un Semedo perdido y superado. 

El fútbol es precioso, el fútbol está loco; y la última afirmación del debut liguero en San Mamés es que Aritz Aduriz es patrimonio de La Liga. Porque a sus 38 años, en su última temporada con el club de sus amores, nos regaló una obra de arte espectacular. Posiblemente el mejor gol del año, y encima en la primera jornada, con su gente y para sumar los primeros tres puntos ante un Barça con aspectos a mejorar.

Un comentario sobre "Dudas y afirmaciones en el debut"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s