Camino a la perdición

El Barça avanza lentamente hacia el precipicio. No por los resultados en la parcela deportiva, que si bien no son buenos en este inicio de curso, no han estado mal en los últimos tiempos. El equipo azulgrana domina en España y cae en Europa, un botín insuficiente cuando el club cuenta en sus filas con Leo Messi.

El Barcelona camina hacia la perdición desde que no tiene gobierno. Nunca hubo demasiada estabilidad desde las elecciones en las que se impuso Sandro Rosell, pero el caos es total desde que Bartomeu ganó en 2015, gracias al triplete conseguido por Luis Enrique y su tridente.

No hay ningún plan en el ámbito deportivo, nadie sabe muy bien qué pasa con La Masía. El Barça ficha y ficha, gasta cantidades desorbitadas en jugadores de todo tipo, que al poco tiempo abandonan el Camp Nou por la puerta de atrás, incapaces de hacerse con un sitio en un equipo con las particularidades del Barcelona.

Bartomeu colecciona grandes fichajes y estrepitosos tropiezos, que a su vez trata de volver a tapar con cromos que ilusionen a la afición, como si fuera el Florentino Pérez de hace una década. Al presidente le salvó de la quema hace cuatro años la MSN, y ahora busca solución al panorama electoral adverso que se dibuja en 2021.

Los periodistas ‘afines’ de los que hablaba Gerard Piqué han tratado de blanquear la gestión de la Junta Directiva actual, y los miembros de la Grada d’Animació neutralizan los pitos de los sectores más críticos de la afición con los inquilinos el palco del Camp Nou.

La tabla de salvación de una directiva débil y sin capacidad de marcar el rumbo ha sido entregarse a los jugadores, hasta el punto de darles las llaves del Camp Nou. El artículo de Xavi Bosch en Mundo Deportivo, que provocó las iras de Piqué, no cuenta nada que el aficionado más perspicaz, el que no está narcotizado precisamente por esos ‘afines’, no haya detectado antes.

Solo con un vestuario empoderado se entiende la continuidad de Valverde pese a sus reincidentes fracasos en Europa o pese a una propuesta futbolística que no agrada. Solo con un vestuario que lleva las riendas se pueden comprender actuaciones como las de Umtiti y Suárez con sus selecciones sin que nadie tome medidas disciplinarias. Mucho mejor tener a los pesos pesados del vestuario contentos y tranquilos que arriesgarse a una insurrección como la que Piqué dibujó en la zona mixta del Coliseum, y que terminaría por precipitar el final de Bartomeu.

El central, un jugador carismático desde su retorno en 2009, es culé como ninguno, rinde a un nivel muy elevado, provoca al madridismo hasta el extremo y también desquicia a la afición del Español. Por si fuera poco, ejerce de líder ante la prensa y consigue contratos de patrocinio como el de Rakuten.

En varias ocasiones se ha hablado del  central  como futuro ‘president’, y una parte del barcelonismo sueña con el momento en el que se junten de nuevo Piqué, Xavi, Puyol, Valdés e Iniesta, cada uno en una parcela diferente, para tratar de reconducir el rumbo del club y volver a los años dorados que se vivieron con ellos sobre el césped.

Mientras no llega ese momento, Piqué ejerce de portavoz del grupo, y cada vez que habla de algo que va más allá de lo que sucede en el campo, da que hablar y genera una tormenta. Le sobra personalidad al central catalán, no se mordió nunca la lengua y, mucho menos, entra en sus planes hacerlo en la recta final de su carrera deportiva.

El sábado lanzó un órdago de los que no se recuerdan. “No nos queremos enfadar”, espetó, en un mensaje con destinatario claro. Una amenaza en nombre del grupo a la Directiva, que se encuentra entre la espada y la pared, muy cerca de perder el escaso poder que le queda. Al vestuario no le gustó que se exponga lo que pasa de puertas para adentro, y acusó a la prensa ‘afín’ de publicar los artículos que manda la Directiva. Un aviso a navegantes para que no se vuelva a exponer a los jugadores. Hasta ahí llega el poder del grupo.

El Barça, un club en desgobierno, con una Junta debilitada hasta el extremo, con un entrenador sin crédito, queda a merced de que explote el vestuario. Y entonces, definitivamente, habrá completado el camino a la perdición acelerado desde 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s