Dominio sin goles

El Estadi Johan Cruyff era el escenario de un partido con muchas caras conocidas por el aficionado culé por parte del rival: el Andorra de Gerard Piqué. Además de Gabri, Albert Jorquera, Adrià Vilanova y Martos. Un Andorra con mucho sabor a Barça. Sobre el papel, el partido era muy importante para ambos. Duelo directo para las posiciones de ascenso a la división de plata del fútbol español. El conjunto dirigido por Gabri llegaba al Johan Cruyff encadenando muchos partidos sin conocer la derrota, y el filial azulgrana llegaba al partido tras empatar (1-1) en el campo del Llagostera. Pese a esto, los de García Pimienta, jornada tras jornada, van cogiendo muy buenas sensaciones en cuanto a juego. Y la posición en la tabla lo refleja.

García Pimienta presentó un once titular con muchas novedades. Óscar Mingueza partía como titular en el eje de la defensa junto a Ronald Araújo y en deterimiento de Jorge Cuenca. Una medular sin Jandro Orellana, jugador que permite a Monchu estar más liberado y llegar mejor al área rival, pero con Ludovit Reis, y una delantera sin una referencia ofensiva clara, ya que era Hiroki Abe quien hacía de falso 9. Un once novedoso, sí; pero con unas variantes tácticas más que interesantes. Sobre todo en la parcela ofensiva.

Partido muy trabado. Quizá demasiado. Al filial azulgrana le costó mucho traducir el dominio -absoluto- con balón en ocasiones de peligro. El Andorra estuvo muy bien plantado en defensa, no concedió espacios atrás y esperó su momento para salir al contragolpe. García Pimienta movió al equipo con la entrada de Abel Ruiz y Guillem como delantero centro y extremo derecho respectivamente. Pero tampoco. El sistema defensivo del Andorra de Gabri era perfecto. Ni una fisura. El Barça B generó mucho juego, sobre todo con Riqui Puig (exhibición) que ahora hablaremos de él, pero no pudo imponerse en área rival.

La mejor noticia del partido fue la actuación de Riqui Puig durante los 90 minutos. Volvió a demostrar que la Segunda División B se le queda muy, demasiado, pequeña. Calidad, finura en cada toque de balón, excelente lectura de juego, genera o encuentra superioridades en campo rival… Riqui lo hace todo bien. Tiene los conceptos más que interiorizados de lo que demanda ser interior del FC Barcelona. Un aspecto en el que Riqui Puig ha mejorado, y mucho, es en el aspecto sin balón. En tareas de presión sobre todo. Lo que le faltaba. Exhibición, una más, en el Estadi Johan Cruyff.

0-0. Reparto de puntos en un partido con pocas ocasiones claras. Trabado. Encuentro en el que el dominio del Barça no se tradujo en goles. Toca pensar en el siguiente partido en el que toca visitar el campo del CD Ebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s