El clímax de la excelencia

Lo recuerdo como si se tratase de ayer, a pesar de que haya pasado toda mi adolescencia. Jamás se ha visto algo igual. Aquel 28 de mayo de 2011 sonó una sinfonía sobre el césped de Wembley. Porque aquello no fue un partido de fútbol, sino un auténtico recital de cómo se juega a este deporte. Nunca una final de Champions League mostró tantas desigualdades entre rivales. El cruyffismo en su máximo exponente.

Posiblemente fuese una noche fría, como todas las de Londres. Allí se enfrentaban dos grandes equipos, el Barça de Guardiola contra el United de Sir Alex Ferguson. La temperatura se encargó de ponerla el bando de Pep. Con un juego sobresaliente dominó de principio a final el encuentro. No hubo color. Dos años atrás también se midieron en un escenario similar, en ese caso trasladado a Roma. El resultado fue el mismo.

Los azulgranas movían el balón de costado a costado a una velocidad pasmosa y con una precisión de relojero. Sin parar un instante, tocaban y se movían para volver a recibirlo. Detrás de él solo existían camisetas blancas que intentaban arrebatarlo, sin éxito alguno. Llegando a formarse rondos en los que solo pagaban los futbolistas del United. Para colmo, en las contadas ocasiones en las que los Red Devils conseguían su cometido, les duraba lo mismo que un caramelo en la puerta de un colegio. Siguiendo con esta comparativa, podríamos decir que los culés robaban el esférico con la facilidad con la que le quitas un caramelo a un niño.

Los primeros minutos fueron los únicos en los que los blaugranas no mostraron un dominio arrollador. Pero pasado el minuto 10; Xavi, Iniesta y compañía agarraron la pelota y ya no lo soltaron. De hecho, el de Tarrasa asistió en el primero de la cita, filtrando un pase a Pedro que batió a Edwin van der Sar por el primer poste. La locura se desató entre los futbolistas culés. Pero, contra todo pronóstico, en la única aparición clara de Wayne Rooney anotó el empate a escasos minutos del descanso. Sin embargo, el guión seguía siendo el mismo y solo un equipo mandaba sobre el terreno de juego.

Durante la segunda mitad, el dominio barcelonista fue todavía mayor. Y con eso llegaron los dos últimos tantos del encuentro y por ende, la cuarta Copa de Europa de las vitrinas del Camp Nou. En el primero del segundo periodo, Messi condujo hasta la frontal y con un disparo seco puso la diferencia en el electrónico. Para cerrar, Villa dejó una obra de arte que quedará para el recuerdo de todos. Un golpeo suave, desde la corona del área, armó su pierna diestra y acomodó un disparo con el interior directo a la escuadra. Ante esto, el meta neerlandés no pudo hacer nada, solo mirar y aplaudir. La celebración de los goles era el reflejo de la afición: caras y gestos llenos de furia e ilusión, conscientes de que estaban logrando algo irrepetible.

Para poner el broche de oro a un capítulo perfecto en la historia del Barça, apareció Carles Puyol, una vez más ejemplar. El capitán podía elevar al cielo de Londres el trofeo de campeón de Europa. Pero ese honor se lo cedió a Éric Abidal. El francés había pasado por un cáncer durante esa campaña y ‘el tiburón’ decidió premiar su superación otorgándole ese privilegio. Su enésima muestra de compañerismo y profesionalidad.

Éric Abidal alzando la Champions League al cielo londinense. | Foto vía:

Lamentablemente, atrás quedaron esos años en los que el mundo del fútbol giraba al son del FC Barcelona, quizás por eso los recordamos con tanta nostalgia. Esos años en los que la excelencia estaba a la orden del día. Cuando completamos el podio del balón de oro solo con jugadores del Barça y, más concretamente, de la Masía. Por ello, en ocasiones conviene mirar al pasado y ver la grandeza que un día llegamos a tener. Sea como fuere, Wembley volvió a ser, 19 años más tarde, testigo de otra noche histórica en los éxitos del FC Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s