La gran incógnita del Clásico

La gran incógnita que parece tener el once que pueda presentar Quique Setién en su primer Clásico, será el acompañante de Antoine Griezmann y Lionel Messi. En el inicio del cántabro ya fuera como extremo izquierdo como carrilero diestro cuando apostó por los tres centrales, fue el insolente Ansu Fati. En los dos últimos encuentros la propuesta ha sido otra, el adolescente se quedó en el banco y dio entrada al veterano Arturo Vidal, ya fuera de falso extremo izquierdo contra la SD Eibar o lo propio en banda derecha contra la SSC Napoli en UEFA Champions League.

Otra opción se ha abierto paso en los últimos días, al ejecutar la cláusula de Martin Braithwaite que solo estará disponible en la competición doméstica. Su carta de presentación en el Camp Nou fue como para tener en cuenta, alejándonos de los traumas que nos podría haber dejado el paso por Barcelona de Kevin-Prince Boateng. En 18 minutos mostró que a pesar de no tener el talento que se le presupone a un jugador del Barça, con su profesionalidad puede dotar al equipo una profundidad a base de insistencia de la cual se carece y vio recompensada con esa asistencia a Messi con posterior abrazo.

Martin Braithwaite: “Messi me ha dado la enhorabuena, es un chico estupendo. Ha intentado que me sintiera cómodo, me ha buscado con sus pases. No lavaré mi ropa después del abrazo que me dio. Honestamente, estoy muy feliz por haber sido capaz de darle una asistencia”.

Teniendo tan pocas fichas del primer equipo, parece que las piezas sobre el tapete están definidas. Los laterales serán Nélson Semedo y Jordi Alba que ha entrado finalmente en la convocatoria y si su estado es mínimamemte aceptable sentará a un Júnior Firpo que no ha rendido como se esperaba. Gerard Piqué dio el susto en San Paolo con su entorsis de tobillo pero se encuentra plenamente disponible. Clément Lenglet parece que será de partida en detrimento de su compatriota, Samuel Umtiti, que sería extraño que enlazara dos partidos de suma exigencia. En la medular debería Arthur Melo acompañar a Sergio Busquets y Frenkie de Jong, tras los esperpentos que nos va brindando Ivan Rakitic. Por lo tanto, queda descifrar el acompañante de Messi y Griezmann, con los tres nombres anteriormente descritos, Fati, Vidal o Braithwaite.

Ansu Fati


Toni Marco (@tres7cero):

Si el extremo solo da amplitud posicional pero es inoperativo en ataque, en el 1vs1 y amenaza al espacio, solo está haciendo la mitad de su trabajo. Dani Carvajal debe verse amenazado en un momento de debilidad. Ansu Fati tiene la capacidad de hacer recular al lateral que le enfrente y obliga al bloque defensivo a bascular hacia su lado permitiendo espacios para el juego interior. Su feeling con Lionel Messi, descaro en el regate y facilidad para armar el disparo colocan a Fati por delante de Martin Braithwaite bajo mi punto de vista.

Jordi Pérez (@Jrdi22):

Viendo la movilidad de Gabriel Jesús y la chispa que desespero a Dani Carvajal de Raheem Sterling en la victoria del Manchester City por 1-2 en el Santiago Bernabéu, puede venir bien un jugador eléctrico, que tenga duende en esa banda izquierda. Dicha función actualmente en la plantilla, con Ousmane Dembélé lesionado, solo la puede ofrecer Ansu Fati.

Martin Braithwaite


Dani Suárez (@13_danii):

El transcurso de la semana europea, su planteamiento en Napolés y su visita a Madrid, creo, invitarán a Setién a optar por una opción de mayor ruptura para el extremo. Una pieza menos enfocada al control, pero que, con esa amenaza constante, puede permitir al equipo hundir al rival en ese último tercio del campo, generando espacio en la línea anterior para encontrar en mejor disposición a Leo. Para ello, no se me ocurre mejor pieza que el mejor llegado Braithwaite. Sus minutos de hiperactividad en el debut frente al Eibar son una muestra de lo que el ex del Leganés viene a aportar. Además, con el danés, el abanico de posibilidades posicionales y tácticas del que dispone el entrenador cántabro es muy rico.

Jesús Núñez (@JJ_NG81):

Martin Braithwaite podría tener la oportunidad de casi debutar como azulgrana, tras su escaso cuarto de hora contra el Eibar, en el mejor partido posible, el Clásico. El sexto danés en la historia del Barcelona, puede explotar a la perfección sus cualidades a campo abierto. Velocidad, agresividad, sentido táctico, potencia y desmarque en ruptura, moviéndose por todo el ataque junto a la capacidad para atacar uno de los puntos débiles del Real Madrid actual, Dani Carvajal. El otrora uno de los mejores laterales derechos del mundo, pero hoy, muy lejos de lo que fue. Además, el danés, salvando las distancias, puede ejercer aquello que tan bien hacían, Eto’o y el mejor Suárez: Ejercer como primer defensor del equipo, presionando la salida del rival y liberar a Messi. Por todo esto, Braithwaite es mi opción para acompañar a Leo y Antoine.

Arturo Vidal


Esteban Carrasco (@EstebanCR86):

Vidal titular por motivos físicos, técnicos, tácticos y psicológicos. Físicos porque tiene la capacidad de abarcar muchos metros del campo. Técnicos porque su físico tiende a pensar lo contrario, pero el chileno tiene más sensibilidad hacia el balón de lo que solemos pensar. Táctico porque ha demostrado saber adaptarse a los diferentes roles que le han conferido según las necesidades/circunstancias. Psicológicos porque mantiene la credibilidad (su expulsión en Nápoles es insultante pero no definitoria). No es el adalid del modelo Cruyffista, no es el reflejo en el campo de lo que Setién anunció a su llegada, pero sí si es una pieza factible y adaptable a las circunstancias. Ha demostrado saber sacrificarse y adaptarse a la banda izquierda, derecha, mediocampo, llegar, bajar, relevar y hasta sustituir. Es decir, siendo mi descarte en agosto, reconozco que en el frío invierno peninsular ha sabido responder a las necesidades y urgencias del equipo. Su papel como titular en el Clásico sería aportar amplitud al mediocampo, fijando a los laterales rivales, pudiendo percutir con desmarques puntuales pero, sobre todo, oxigenando y generando espacios y dando fluidez a una circulación fácil, continuada a la posesión del Barça. Imagino un esquema 4-3-3 o 3-5-2 en el que, en su faceta ofensiva, cope la zona ofensiva del equipo. El esquema con el que salga el técnico cántabro será fundamental y definitorio para afrontar el Clásico y el resto de partidos cruciales de la temporada. La presencia de dos carrileros con defensa de tres supondría requerir de centrocampistas de mayor capacidad de posesión del balón, mientras que el tradicional 4-3-3 implicaría que el chileno, en lugar de Ansu Fati, pudiera renunciar al desborde pero ganar superioridad por dentro, llevando a Griezmann a caer en banda, abrir espacios y así atravesar líneas rivales. Por tanto, teniendo en cuenta las circunstancias del equipo y lo que supuso su fichaje por el club en verano de 2018, su función ha pasado de ser mediocampista de repliegue, contención y protección a referencia ofensiva, creando espacios y llegando desde 2º y 3º línea, siendo además un nexo común y fundamental de Messi, pues entiende mejor que cualquier directivo de los últimos 10 años lo que el argentino necesita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s