Los rompecabezas de Quique Setién

Para construir cualquier edificio, el primer paso debe ser fijar unos cimientos sólidos. Tras esto, se levanta el resto de la casa, acabando por el tejado. En el fútbol se debe seguir ese mismo patrón. Todo comienza por competir bien y, cuando esto se logra, se puede comenzar a edificar con el estilo de juego que se desee. Pero la clave está en eso, en saber competir. Este paralelismo se puede relacionar con la actualidad del Barça.

Quique Setién aterrizó en el Camp Nou dando un golpe sobre la mesa con cambios muy radicales como, por ejemplo, el 3-3-4 en fase ofensiva. Pues bien, tras 11 encuentros disputados ya hemos visto como ese ímpetu por transformar el estilo se ha frenado. A pesar de que el cántabro y su equipo técnico seguro que estarían por la labor de sostener esas alteraciones en el ecosistema culé. Pero la exigencia de un club de estas dimensiones ahogaría hasta al mejor estratega. Tener que jugar -o más bien ganar- cada tres días entorpece cualquier periodo de aprendizaje.

Es por ello que el cántabro ha decidido frenar ese giro de 180º y está en el proceso de construir bajo los cimientos que dejó Ernesto Valverde. Solucionada y corregida esta primera piedra en el camino, ahora los problemas son otros. La planificación deportiva ha sido muy deprimente y, por ello, la plantilla azulgrana es excesivamente corta. Actualmente, Setién cuenta con muy pocos jugadores sanos.

Desde un inicio, el técnico no ha podido contar en ningún momento con Luis Suárez ni con Ousmane Dembélé debido a sus lesiones de larga duración. Esto redujo el número de posibilidades en la delantera a 4: Leo Messi, Antoine Griezmann, Ansu Fati y Carles Pérez. Ahora se suma Martin Braithwaite a la ecuación y se borra al canterano español que hizo sus maletas rumbo a Roma. A priori, parece un cambio de cromos como cualquier otro, pero la realidad es que el danés no podrá jugar la Champions League. Esto reduce las opciones a la delantera a 3 nombres. Es decir, la competición más ansiada por el aficionado medio culé se va a disputar con unos recursos de enorme calidad, pero escasos.

Como este caso, hay otros dentro de la gestión culé. Como es el caso de los centrales. En el pasado mercado invernal, el Barça dejó salir a Jean-Clair Todibo a cambio de no reforzarse en esa zona. Otra parcela en la que Setién deberá gestionar bien sus jugadores. Además, la fortuna sonríe levemente al técnico, debido a que Samuel Umtiti pasó un calvario durante el 2019 con las lesiones y parece que recupera sensaciones progresivamente.

Todos estos problemas deportivos, se complementan con la tensión interna. Durante este inicio de era, ha habido un cruce de declaraciones entre Abidal y Messi, la polémica de las difamaciones a los jugadores y constantes mensajes -que más bien parecen dardos- de los jugadores hacia las altas esferas azulgranas, y viceversa. Es decir, más allá de las complicaciones que pueden surgir de forma natural, el club está sumergido en una nube tóxica de la que parece difícil salir. Y es que esta directiva no parece dejar contento a nadie.

A pesar de todo este mal ambiente, que parece ser una constante en el Barça, Quique Setién y todo su staff han logrado cambiar cosas que incitan a ser ligeramente positivos en lo futbolístico. La salida de balón del equipo ha mejorado de forma notable con respecto a la que había anteriormente. El equipo también parece atacar más ordenado y, por ende, la presión arriba es mejor que la de antaño. Aún quedando un largo camino por recorrer y teniendo todavía muchos fallos, también existen virtudes que dan pie a la esperanza. Aunque esta escasea durante estos tiempos difíciles en el Camp Nou.

El contexto del FC Barcelona es problemático como pocos, el vestuario un polvorín y la directiva una cerilla. Pero, en medio de todo ese caos, hay un grupo de ilustres que están luchando por sacar algo positivo. Al fin y al cabo, tras estos dos últimos resultados se está muy crítico con ellos, pero es hasta meritorio asumir una responsabilidad tan grande con tan poco que ganar y tanto por perder. Tratan de cimentar sobre un suelo que se tambalea por momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s