Vicios y virtudes

Y usted quién es. Dos goles separaban a Barça y Madrid en la clasificación cuando Setién asumió los mandos de la atribulada nave azulgrana hace ya 50 y pocos días. ¿Es normal cambiar de míster cuando se encabeza la tabla? Primera entrada al tobillo del cántabro, quien tuvo entonces la inusual deferencia de acordarse del rey muerto Valverde en su presentación como rey puesto al recalcar con agradecimiento que le entregaba un equipo líder. Como cuando a uno se le escapa una palabra de más por pura devoción comunicativa —le ocurre a menudo a Quique, que es un torrente dialéctico, un argentino de Santander o viceversa—, Setién matizó al instante la elegante reflexión añadiendo que si se cambia de entrenador a mitad de curso es porque existen cosas que mejorar. Como queriendo convencernos de por qué y para qué estaba allí sentado en esa silla tan caliente.

Le escucho (o no). Con la perspectiva de estos 50 y pocos días en el cargo parece sensato afirmar que la ilusión inicial de Setién no ha sido contagiosa, desde luego no en una plantilla acostumbrada a tener la sartén por el mango. Un grupo consentido y peliagudo, con sus innegables Vicios y Virtudes. Ya lo dice la canción: no te vamos a enseñar nada que no sepas ni nada que no quieras aprender. Así las cosas, el discurso efervescente de Setién y su intenso cuerpo técnico no ha calado. Es más, se ha convertido en esa botella de agua con gas que agitamos a propósito después de habernos equivocado al pulsar el botón de la máquina expendedora porque queremos saciar nuestra sed con lo de siempre. El vestuario del Barça, amanerado y poderoso, exigió volver a beber del agua natural del 4-3-3 y apagó todo ademán revolucionario del técnico. Las burbujas tácticas duraron un par de partidos. Al prolijo Quique se le volvió a escapar el otro día que los futbolistas son reticentes y piensan a ver éste qué me vende con esas ideas. ¿Qué fue entonces de aquello de morir con las tuyas?

El placer no es pecado, lo he explicado. Dos goles volvieron a separar a Barça y Madrid la semana pasada y decantaron la balanza esta vez en favor de los blancos, que cuentan con un punto más de ímpetu y en la clasificación respecto a los azulgranas. La igualdad a la baja se intuía desde principios de curso por lo que convendría no sacar conclusiones catastrofistas (esas portadas…) cada jornada. Quedan 12 y huele a que la Liga se irá al foto finish. La Real Sociedad visita hoy un Camp Nou en alerta cuya grada vive con los pañuelos en el bolsillo. Entre el césped y el palco, el mayor riesgo para Setién es quedarse atrapado en tierra de nadie. No es lo de antes pero se le parece mucho. Su primera comparecencia fue un ejercicio de sinceridad y brillo en los ojos del que, ay, no queda ya ni rastro. La unanimidad duró una tarde, algo que ya no debería sorprendernos. Cosas de este tiempo de erosión acelerada. Se dice que han visto al técnico rapeando en voz baja en un rondo eso de martes, miércoles, jueves… sé que el tiempo estropea los muebles. Sé más de ceros que de nueves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: