En busca de la excelencia

Una de las frases más repetidas en los últimos años en contexto Barça es la de: “No habrán otros iguales como Xavi e Iniesta”. Soy de esos tarugos irreconocibles que me niego a esa realidad, entiendo que llegar a esa magnificencia de ambos es muy complejo pero si hay piezas que salvando distancias podrían tener un rendimiento colectivo que se podría asemejar en cuanto a estilo.

Ese golpe de realidad me costaría más de esquivar si el protagonista fuera Dani Alves. Esta afirmación se debe a varios factores, su proyección ofensiva sin desmerecer -por mucho que fuera criticado- su trabajo defensivo, sus cualidades asociativas, resistencia, presión, punta de velocidad, simbiosis con Leo Messi, en definitiva, un talento que desde el lateral se torna totalmente diferencial y capital para aspirar cada curso a lo máximo.

A las cualidades anteriormente expuestas, también sumar la escasa oferta de laterales diestros que existe en el fútbol actual de primer nivel. Los escasos nombres que nos puedan venir a la mente, se difuminan si pensamos en posibilidades reales de conseguir incorporarlos a nuestro club, debido a que están ligados a proyectos con grandes posibilidades deportivas y elevado sustento económico.

Uno de los nombres que nos encajaría cual Marc-André ter Stegen bajo el arco, es el de su compatriota Joshua Kimmich. A día de hoy, no parece viable que se diera una salida del teutón por lo que sólo podremos fantasearle por la banda derecha del Camp Nou en el FIFA o similares. Descartada la pieza ideal, parece que solo queda ir a por una promesa que pueda dotar dicha demarcación de la calidad requerida en la actualidad. 

No nos engañemos, Nélson Semedo no ha dado el paso al frente que debía dar, algo que se escapa de su personalidad, ya que probablemente tenga un techo mucho más bajo del esperado y no esté lejos de su tope con el Barça. Sergi Roberto que tuvo que ser ideado por Luis Enrique Martínez tras los fiascos de Aleix Vidal y sobre todo el esperpéntico Douglas Pereira, pero que en la actualidad estaría más cerca de ser un comodín útil para un calendario tan exigente, más que ser un protagonista principal.

Parece evidente que debería ser una posición a reforzar pero entre Lautaros y Neymars en curso preelectoral parece que seguiremos con las mismas herramientas. De todas formas hay un joven que ha irrumpido en los últimos meses en el fútbol neerlandés y por lo tanto he decidido acudir a expertos de la materia como el gran Alex Heredia que ya lo tuvimos presente en el monográfico sobre Frenkie de Jong el pasado verano y sus compañeros en el podcast de referencia Era Penal, Daniel Reyes y Tim Vergoossen, para que me desgranaran las posibilidades de Sergiño Dest.

Los maestros tulipanes riegan con gaseosa el hype de los que no seguimos el día a día del fútbol neerlandés y coinciden en que es un gran talento pero que ven difícil que puedan llegar a nivel top, ni como bien dice el mexicano conocido en Twitter como Barracudo corresponsal en los Países Bajos de Claro Sports y Marca Claro que pudiéndose equivocar no lo ve factible para el Bayern München, que curiosamente anda buscando un lateral para ubicar definitivamente al deseado Kimmich en la medular y parece ser el mejor posicionado para hacerse con el jugador del AFC Ajax.

“Elegí jugar para el equipo de USA en el futuro. He basado esta decisión en lo sentimental, sin embargo fue difícil. Me tomó mucho tiempo tomar esta decisión. He jugado allí en todos los equipos juveniles… y me han abrazo desde temprana edad. En Holanda jugaría entre los mejores jugadores del mundo… y han sido increíbles. Al final fue una decisión basada en sentimientos y emociones, y por lo tanto, elegí a la Selección de Estados Unidos”.

Sergiño Dest en Ajax TV.

Inciden que desde que decidió ser internacional por Estados Unidos, su rendimiento empeoró. En definitva, mucho talento en relación a su edad (19 años) pero con sensaciones que muestran que no tendrá un techo tan alto como se presupone. Como bien nos cuenta nuestro colega Alex, irrupción muy forzada al saltarse la etapa de adaptación de un nivel juvenil a uno profesional. Por buenas prestaciones que haya mostrado y siendo increíblemente bueno técnicamente, debe crecer y asimilar su demarcación. Continuamente se ve superado en defensa o realiza temeridades con el balón en zonas de riesgo.

La prisa no debe ser la mejor compañera de Sergiño Dest y no sería bueno para su evolución pasar de un juvenil ajacied a todo un Bayern o a la impaciencia de un Camp Nou en apenas 11 meses. Por lo tanto, tocará seguir buscando la excelencia por los confines del planeta para que la sombra del díscolo Alves no siga engrandeciéndose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: