Hasta aquí hemos llegado

No son pocos los errores que ha cometido la Junta Directiva del FC Barcelona desde el inicio de su mandato. A las dimisiones de seis directivos presentadas el pasado jueves podemos sumar la pérdida de estilo, los constantes cambios de cromo en los despachos, el caso Neymar, el ‘BarçaGate’, y podemos seguir sumando si nadie nos frena. No les voy a engañar, a los que seguimos al primer equipo femenino de fútbol todo esto nos importaba más bien poco. Éramos conscientes de que los sucesivos errores afectaban al club, pero nos manteníamos orgullosos a sabiendas que los escándalos nunca afectaban a un equipo que esta temporada ha enamorado no solo por los resultados, sino por la manera cómo se han conseguido esas victorias. Sin embargo, este club con estos mandatarios siempre nos deja alguna sorpresa, y esta vez los platos rotos los ha pagado el femenino.

Entre los seis nombres que anunciaban su marcha del club figura el de María Teixidor, secretaría de la Junta y responsable del fútbol femenino desde enero de 2018. El adiós que más ha dolido no solo por cómo se ha producido, sino por la incertidumbre que deja. Con la directiva al mando, Lluís Cortés tomó el relevo de Fran Sánchez en el banquillo, consiguieron llegar a la final de la Champions League, en verano ficharon para elevar el nivel de la plantilla (Caroline Graham Hansen, Jennifer Hermoso, Andrea Falcón), levantaron la Supercopa de España en enero, iban líderes en Primera Iberdrola y había la posibilidad de ganar Copa de la Reina y volver a llegar lejos en Europa. Todo esto, además, practicando un fútbol acorde a la idea de club. Gracias, en parte, a María Teixidor, todo esto ha sido posible.

¿Y ahora qué? Nos preguntamos todos. De la noche a la mañana la incertidumbre se ha apoderado del Estadi Johan Cruyff. Ayer estábamos tranquilos porque el proyecto iba viento en popa, había rumores sobre posibles fichajes de mucho nivel y creíamos que la distancia con los grandes proyectos europeos (Wolfsburgo, Olympique de Lyon) iba a reducirse en poco tiempo. Pero ahora mismo las cosas han cambiado radicalmente. La afición azulgrana aguarda sin saber quién va a tomar el mando. Bartomeu tiene en la presidencia del femenino un arma de doble filo. La presión es máxima puesto que es acertar o caer. Y hasta ahora no había tenido a nadie en contra porque la gestión de la sección había sido impecable. La dimisión de María Teixidor nos duele y el presidente del club sigue sumando enemigos.

Un entorno, como he comentado antes, que se había mantenido al margen porque la sección era un mundo a parte dentro de una gestión más que dudosa. Más allá de lo conseguido en la faceta deportiva, Teixidor tuvo un papel muy destacado en la ‘lucha’ para conseguir que el FC Barcelona Femení retransmitiera sus partidos como local en la televisión oficial del club. Con ella al mando, se había instaurado una especie de comodidad ambiciosa, pero todo esto ha terminado, al menos hasta ver quién toma las riendas. Bartomeu está ante una de las decisiones más complicadas de su mandato, pues un error le lleva a una reacción -negativa- inmediata. La presión es más grande que nunca, pues pocas veces el FCB Femení ha alzado la voz, pero ahora lo va a hacer y con fuerza. Todo por defender sus intereses e intentar que la gestión siga siendo tan buena como hasta la fecha. Adiós María Teixidor, ojalá vuelvas pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s