El femenino se reinventa

Hace casi un mes que España inició la cuarentena, debido a la situación de crisis sanitaria a causa del Covid-19, y que la Ciudad Esportiva Joan Gamper apagó sus luces. Son muchos los aspectos que han cambiado en nuestro día a día, en nuestra rutina y en cómo conocíamos todo hasta el día de hoy desde aquel 15 de marzo. “Renovar o morir”, una expresión muy ajustada a la realidad actual y que ha desembarcado en el fútbol.

En el FC Barcelona Femenino han tenido que reinventarse, no solo el primer equipo sino también todas sus categorías inferiores. Realizando un parón en un momento óptimo. Mientras el primer equipo se encontraba vivo en las tres competiciones y con la Supercopa de España y la de Catalunya en el bolsillo, el filial azulgrana era tercero a tres puntos del líder en la categoría de plata, el Juvenil mantenía ese habitual duelo frente a la Damm por el liderato, el Infantil como líder en solitario y unos números de escándalo, el Alevin ‘E’ a un punto de la primera plaza y el Alevin ‘F’ mejorando a pasos de gigante.

Sin embargo, con el parón han cambiado los métodos y lo han hecho de la mano del teletrabajo siguiendo tres ejes claves: horarios marcados -y respetados-, reuniones online y apoyo a las jugadoras individualmente -con planes de entrenamiento físico/mental, información nutricional y médica-.

Durante casi treinta días hemos visto a las de Lluís Cortés en diferentes tesituras. Desde los grandes circuitos de Melanie Serrano, hasta los consejos académicos de Andrea Falcón, pasando por las galletas de avena, plátano y canela de Mapi León. Con el epígrafe #YoEntrenoEnCasa la plantilla culé introduce la mecánica del juego en los entrenamientos, es decir, están ludificados, o también, como los expertos de la materia se refieren a ello, “gamificados”. Un concepto inglés que busca mantener la motivación y la competitividad entre las jugadoras con diferentes retos o juegos. Una fórmula que no solo utiliza Cortés, sino también Jaume Comellas y Miriam Gallana, Pablo Álvarez y Berta Hernández, Jesús López y Miquel Llorens, Óscar Belis y Pol Grau o Jordi Ventura y Miguel Llórente, en sus respectivos equipos.

En la misma tónica que la plantilla de Cortés, el resto de equipos está realizando videollamadas conjuntas donde realizan retos, los muestran o juegan en grupo. Un método que incentiva la cohesión de grupo, el contacto y seguimiento de toda plantilla, dejando a un lado los aspectos más futbolísticos, como son el caso de los sistemas de juego o la estrategia. Un trabajo que solo el primer equipo, durante dos veces a la semana, realiza.

Los retos de las Jana Muro, Kautar o Celia Segura no son nada fuera de lo normal. Sin ir más lejos, realizan ‘challenges’ entre ellas, retándose con circuitos físicos y buscando la jugadora que lo haga en menor tiempo, o también quien realice más malabarismos con el balón en los pies, por ejemplo. Simples acciones que incitan la competitividad buscando quien es la más original o quien lleva el mejor vestuario en la presentación. ¿El premio? El orgullo de ganar, nada simbólico.

A todo ello, además de los pertinentes ejercicios y circuitos físicos, las jugadoras azulgranas combinan la cuarentena en clave Barça con los deberes, trabajos y sus demandas académicas. Además del tiempo en familia y la -habitual- buena alimentación. Pero sobre todo con las ganas intactas de volver al verde junto a sus compañeras. Una situación que pocos -o nadie- saben cuando llegará.

Un comentario sobre "El femenino se reinventa"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s