Cuestión de rol y no de nivel

Miralem Pjanić habría dado el sí al Barça según informa La Gazzetta dello Sport. La Juventus, que ya ha tasado al jugador en unos 60 millones de euros, busca un trueque con Arthur Melo como principal opción. Aunque el brasileño ya habría mostrado su total negación a dejar el club blaugrana.

La relación entre Barcelona y Juventus es buena, así lo demuestran las recientes negociaciones entre ambos con claros fines contables. Hace tan sólo unos meses el Barça dejó ir a Alejandro Marqués a la Juve por 8,2 millones de euros (finalizando contrato en verano), y a cambio recibió la cesión con compra obligatoria por la misma cifra de un Matheus Pereira que estaba cedido en el Dijon FCO sin gozar de minutos y con un dudoso rendimiento.

Opciones de trueque para negociar


Con la opción de Arthur prácticamente descartada, y conociendo la sintonía existente entre los dos clubes y la necesidad de estos intercambios para cuadrar sus cursos contables, siguen habiendo varios frentes abiertos en las negociaciones para que éstas fructíferen.

Al Barça no parece importarle incluir a Ivan Rakitić o Arturo Vidal ya que por amortización, edad y rendimiento son ideales para incluirlos en dicha operación. Aunque parece que el croata no está por la labor y que su idea pasa por volver a Sevilla o seguir en la Ciudad Condal, mientras que los bianconeri no están por la labor del retorno del chileno en el ocaso de su carrera.

Otra de las opciones que vislumbran en el periódico italiano es la de incluir a Nélson Semedo o Sergi Roberto. Se antoja complicado que se acceda a debilitar una demarcación por debajo del nivel del once tipo y además con pocas opciones a reforzarla. En definitiva lejos de llegar a un acuerdo parecen condenados a entenderse por lo que faltaría ver quien o quienes hacen el viaje inverso de Pjanić y si se incluye algún montante.

Pjanić: una pieza amortizable para la Juve


La situación de Pjanić no es demasiado compleja. Su deseo es jugar en Barcelona y la Juventus ve este mercado próximo como la última gran oportunidad de sacarle un buen rédito. Su 19/20 no ha sido notable, tiene 30 años, posibles recambios en el plantel y sólo faltan 13 millones por amortizar. Volvemos a tener la pelota en el tejado del Camp Nou y el requisito de secudir a la Vechia Signora.

Evolución del rol del futbolista


El mediocentro bosnio pasó por la liga francesa, donde especialmente recordamos su etapa en el Olympique Lyonnais. Y en el año 2011, tras destacar en competición regular y en UEFA Champions League, fichó por la AS Roma. En ese momento se trataba de un interior o mediapunta, algo más escurridizo, con presencia en zonas más adelantadas y con gran golpeo.

Actualmente hablamos de un perfil de mediocentro de base de la jugada, el regista clásico del Calcio. Más posicional y ordenado. Con excelentes capacidades en salida de balón. Siendo más causa que consecuencia. Encaja en la idea del Barça, aunque no es el tipo de futbolista que más urge fichar.

Infografía vía: FootballSlices @DyslexicDdue.

Su realidad se adapta más a la posición de Sergio Busquets, que a sus 31 años parece estar en declive y más si las últimas propuestas castigan en sobremanera sus defectos, que a los cometidos de Frenkie de Jong o al propio Arthur. A pesar de no haber sido tan diferencial como se esperaba bajo las ordenes de Maurizio Sarri, el bosnio es un centrocampista preparado para vestir la azulgrana. La duda no reside en su nivel, sino en su rol en contexto Barça.

¿Es el perfil que necesita el Barça?


La medular del Barça, compuesta sobre el papel por Busquets, Frenkie y Arthur, te permite tener mucho control, pero saca a relucir carencias en llegada desde segunda línea. Son tres futbolistas de un perfil totalmente asociativo, pero a ninguno de ellos lo podemos definir como llegadores, quizás Arthur se esté destapando como ese interior pero Quique Setién está apostando por De Jong para esta función.

La posible incorporación de Pjanić no paliaría esta falta de profundidad entre líneas y llegada que tanto ha hecho sufrir al Barça durante esta temporada, que tiene como consecuencia un juego plano y falto de ideas cuando se trata de progresar en bloque. Sería un perfil de futbolista redundante dentro de los efectivos de los que ya tenemos en nómina. Se necesita más un interior de llegada con capacidad para pisar área contraria que de un director de orquesta de perfil asociativo.

Un comentario sobre “Cuestión de rol y no de nivel

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: