El camino al gol

Las sensaciones que ha dejado Griezmann en su adaptación al Barça no han sido las mejores. Irreconocible en algunos tramos de la temporada pasada -aunque acabó con buenos números- y sin acabar de cuajar en un Barça que, a excepción de este inicio de temporada, tampoco le ha ofrecido un molde muy concreto sobre el que asentarse. Pero en este inicio de campaña,  Koeman parece haber encontrado en Griezmann el rol que tuvo que haber adoptado desde su aterrizaje en Barcelona. Nada más salir del avión.

Koeman encontró a Griezmann

Parece que ya quedó en el pasado lo de desnaturalizarlo en banda izquierda. Ahora Antoine juega donde quiere jugar: por dentro. Además lo hace con un rol adecuado. Flotando entre líneas entre el mediocampo y la defensa rival, tirando apoyos y atrayendo para luego soltar. Todo esto más cerca que nunca de Messi. Y sin desaprovechar el sector izquierdo, donde jugadores como Alba -cuando juega Pedri- o Dembélé te dan una amplitud esencial en el desarrollo del juego de ataque.

Ousmane para la amplitud -también en derecha-. Pedri y Griezmann para la profundidad. Ahí es donde Antoine es más Griezmann que nunca. Este Barcelona está demostrando ser un equipo vertical y con “ansia” por llegar a portería rival. Ahí el francés es clave a la hora de tirar apoyos que agilicen el ataque y permitan al bloque atacar de manera más incisiva. Acompañado por el canario y el argentino, el juego del Barcelona acumula mucha calidad por dentro -que es definitiva- y liberar a los compañeros que esperan por fuera.

Los mejores automatismos de Griezmann desde que llegó al Barça los estamos viendo bajo este rol. Esta función le permite ser más participativo en el juego y ocupar las zonas del campo en las que, por naturaleza e inteligencia posicional, más cómodo se siente. Le gusta el balón, y en zonas altas y centradas del campo es donde más ventajas es capaz de sacar para conseguir hacer daño al rival. Griezmann ahí no duda, pero si hace dudar a la defensa contraria.

Griezmann vs Betis

Ante el Betis completó muy buenos minutos. Acertado en el pase, recibiendo por detrás del doble pivote de Pellegrini e interpretando cuando el Barça necesitaba de juego exterior -movía el balón a banda- por la acumulación de jugadores que impedía la progresión en ataque por dentro. Koeman ha sabido convertir el juego exterior en una alternativa real y seria capaz de abrir y hacer dudar al rival en la basculación.

“Sólo le faltó el gol”. Frase que puede llegar a pesar más que todo lo que hace bien en el proceso de meterlo. Antoine está errático de cara a puerta, es evidente. Pero conociendo sus cualidades reales y su noviazgo habitual con el gol, todo lo que llega puede ser bueno si vemos una línea continuista en su juego actual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s