Dominio perdido

“La fuerza sin control no sirve de nada” el famoso eslogan de la marca Pirelli, es el fiel reflejo del Barça actual ya sea hablando del club como entidad o del equipo de fútbol.

Ya son demasiados los partidos en los que el Barça no consigue dominar el juego, lo que lleva normalmente a que los partidos se jueguen en ritmo y forma a lo que los rivales quieren y desean y ahí la fuerza ofensiva que podamos tener pierde el sentido ya que no nos ofrece solidez.

El Barça cuenta con una plantilla construida a imagen y semejanza de las actuaciones de la Junta dimitida en la que no había una línea clara de gestión, ya que el único mantra era el de derrumbar lo que había antes y eso nos llevó a llenar la plantilla de jugadores que no entendían el fútbol a través del control del juego y que nos ha llevado a perder la idea sobre la que pivotaba y debe pivotar el juego del equipo, el dominio del juego.

Durante años no importó la forma de jugar, solo importaba ganar para seguir sosteniendo una forma de gestionar el club, eso nos llevó a la situación actual, en la que la primera temporada sin títulos que levantar nos llevo a vivir momentos dramáticos con el mejor jugador de la historia y nos trajo una moción de censura que logró una movilización de socios antes impensable que acabó originando en una “dimisión forzosa” de la Junta Directiva y llegar a encontrarnos desde el 27 de Octubre sin un presidente elegido por los socios, con una presidencia interina a través de una gestora durante tanto tiempo que ni los estatutos lo contemplaban.

Y ahora nos encontramos en la situación de ver como un gigante como el Barça no es capaz de gestionar sus propias elecciones, de dominar sus propias reglas internas, si bien es de reconocer que estamos en mitad de una pandemia mundial, pero también es de reconocer y saber que hasta ahora son múltiples las elecciones vividas en distintos puntos del país y del mundo, todas marcadas por un protocolo que hace un año nos hubiese parecido de ciencia ficción, pero un protocolo que al fin y al cabo nos permite seguir disfrutando de la democracia, uno de los valores del club, esa democracia que permite a los socios del FC Barcelona votar cada 6 años al comandante de la nave azulgrana.

Una democracia que ha sido aplazada al igual que el buen juego del equipo esperemos que sea un aplazamiento y no la desaparición de una forma de entender este deporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s