(Ri)controvertido Puig

Artículo publicado por Javi Risco (Tw: @rscjavi).

Por primera vez desde el día 13 de febrero de 2021, en la victoria por 5-1 en el Camp Nou frente al Deportivo Alavés, Riqui Puig acumuló más de 45 minutos sobre el césped. Lo hizo, eso sí, a causa de la conmoción sufrida por Gavi, golpe que no ha revestido gravedad y que no le impedirá contar para Xavi Hernández en el duelo frente al FC Bayern München.

Desde que debutó de la mano de Ernesto Valverde frente a la SD Huesca en un resultado gafas (0-0), Riqui Puig nunca ha enlazado más de dos partidos como titular, además de formar parte, desde que llegó Ronald Koeman a la caseta blaugrana, de ese grupo de jugadores a los que, públicamente, el entrenador (se le puede llamar así porque tiene el título) neerlandés defenestró. El grupo era de lo más variopinto: desde el contrastado Miralem Pjanić (que tuvo que irse al Besiktas JK para sentirse futbolista), hasta el joven de Matadepera, pasando por jugadores tan diferentes entre ellos como Clément Lenglet, Carles Aleñá o Samuel Umtiti.

Por primera vez en esta temporada, Puig jugó más de media hora, y lo más importante lo dejó claro en sus declaraciones tras la derrota frente al Betis: «[…] estoy feliz por sentirme de nuevo futbolista […]». La controversia que genera la figura del canterano cada vez que pisa el verde con la blaugrana es grande, suscitando debates enconados en las redes sociales que, salvo escasos ejemplos, muestran posturas enrocadas y defensas o ataques a ultranza sin importar los argumentos, solo la persona sobre la que se vierten esas opiniones.

Lo que está claro es que, ahora mismo, Sergio Busquets, Frenkie de Jong, Pedri, Gavi y Nico González han demostrado tener un nivel mayor que Puig, así como más continuidad y confianza. Al 6 del Barça se le nota acelerado cada vez que sale al campo, seguramente debido a la presión que siente y que, seguro, él también se impone de demostrar que se merece un lugar en la rotación del centro del campo culé.

Nada será mejor para el equipo a todos los niveles (descanso del resto de centrocampistas, buen ambiente, rebajar la tensión, etc.) que ver a Puig integrado en esa rotación del equipo, a la vez que dejando de ser noticia por sus publicaciones en redes sociales o los robados en reservados in fraganti.

El 6, por estilo y personalidad, creo que tiene encaje como recurso y jugador de plantilla para el Barça, pero quizás para poco más. En su contra juegan varios factores: fue el primer canterano que demostró tener potencial y, quizás también, nivel para asentarse en el primer equipo desde Sergi Roberto (en mi opinión Marc Bartra también lo tenía, pero esa es otra historia que, con suerte, ya trataremos). Este hecho hizo que las expectativas con Puig se dispararan, así como haberle visto jugar tan poco. El cerebro humano está diseñado para fomentar la conservación de los recuerdos buenos y olvidar los malos. Con Riqui no se hizo ninguna excepción.

Riqui Puig en un lance del juego contra el Real Betis ante William Carvalho. | Foto vía: Alex Caparros/Getty Images.

Lo único que, personalmente, le pido al futuro, es que Riqui tenga la oportunidad de enlazar minutos de calidad que le permitan demostrar, sin más presión que la normal de vestir la blaugrana, lo que tiene dentro. Ha demostrado querer formar parte de este club a toda cosa y, si lo consigue bajo la batuta de Xavi, estoy seguro de que eso será positivo para el Club.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s