El regreso de Adama Traoré

Enero de 2022 ya se está presentando como un mes movido en clave Barça. Más allá de las negociaciones con el nuevo patrocinador, los malabarismos salariales para inscribir a fichajes y las necesidades del equipo en materia legal con respecto a la anterior directiva, parece que el mercado trae un nuevo protagonista a tener muy en cuenta: Adama Traoré. En realidad, aunque es en forma de cesión, Adama ya conoce bien la ciudad Barcelona. Han pasado algo más de nueve años desde que ese extremo del filial debutara ante el Granada, sustituyendo a Neymar.

El ‘Tata’ Martino le regalaba indicaciones mientras su mirada iba hacia el césped, donde estaba deseando empezar a ser importante con la camiseta azulgrana. Velocidad, descaro, regate y desborde desde la banda. Eso parecía ese muchacho. Su destino, no obstante, lo iba a llevar pronto por otros derroteros, pues sus capacidades pedían espacios que el Barcelona de la época parecía no saber (o poder) darle. Y esos espacios, donde estaban baratos, era en Inglaterra. Primero en el Aston Villa, donde no consiguió brillar, luego en el Middlesbrough, donde fue arrancando la moto, y después en el Wolverhampton, donde logró llegar al prime que lo ha hecho un jugador valorado en cuanto a sus virtudes.

Sus habilidades variaron poco, pero sí lo hizo su presencia, dejando atrás la visión del niño a punto de debutar y convirtiéndose en un extremo de físico robusto, pleno de potencia. Incluso en la selección ha tenido huecos para poder mostrar su capacidad para convertir una jugada intrascendente en una oportunidad para presentarse en área contraria. Su mayor valor es la potencia. Veloz como pocos, francamente difícil de desestabilizar, Adama Traoré se ha convertido es un extremo vertical, que busca la posibilidad de encarar y superar rivales a la menor de las ocasiones.

«Hasta ahora hemos tratado de desequilibrar con la asociación, pero tener un jugador así te puede generar muchas cosas ventajas en otras partes del campo. Desborda como nadie en Europa»

Luis Enrique, sobre Adama Traoré

Ante tales circunstancias, hablar de los números de Adama es hablar de su vaivén en Inglaterra. Su experiencia en la Premier League va desde el protagonismo hasta el ostracismo en su club, pasando por épocas más o menos discretas, en las que su fútbol era importante pero nunca básico. Su mejor momento en Inglaterra se produjo en Championship, en el ‘Boro’, siendo una de las piezas clave en la temporada 2017/18, jugándolo prácticamente todo en liga (2200 minutos en 34 partidos), marcando cinco tantos y repartiendo diez asistencias. En ese momento, Adama tenía 22 años y mucho por demostrar. Poco después, los ‘Wolves’ quisieron dar un paso más y firmarlo para la 2018/19. Con los lobos logró tener varias temporadas destacables, aunque ninguna como la 2019/20, entrando en competición europea en un honroso séptimo puesto de la tabla. Apenas 24 años y brillando en Premier League, esa temporada dejó cuatro tantos y nueve asistencias en 37 partidos, casi al nivel de la temporada 17/18 con el ‘Boro’. Su juego evolucionó, pero lo que de verdad hizo importante su presencia fue el encaje que encontró en ambos equipos, siendo una pieza importante en los esquemas de Tony Pulis (en Middlesbrough) y Nuno Espírito Santo (en Wolverhampton).

Adama Traore jugando para el Wolverhampton | David Rogers/Getty Images

Hoy, en clave blaugrana, parece que Xavi tendrá un nuevo recurso, quizá no suficiente, pero sí diferente. Y lo de recurso no es una forma de hablar. Más que un argumento, Adama tiene la capacidad de ser un catalizador. La madera para avivar el fuego en un momento dado. Una nueva vuelta de rosca para un Barcelona que a veces no encuentra la forma de mover el árbol. Como plato principal, el juego de Adama se queda corto en un contexto de fútbol posicional (presumiblemente el que busca Xavi), al carecer de una idea que vaya más allá de llegar con solvencia a las inmediaciones del área rival o de la línea de fondo. Esas frases de guion se vuelven borrosas para el extremo cuando no existen opciones reales de remate (en el Barcelona es una de las grandes dudas) ni un contexto que pueda favorecer los espacios regalados en campo contrario (con equipos delante que suelen esperar al Barça para la contra). Además, el propio nivel competitivo puede ser una traba para un jugador que necesita espacios para desatar una potencia que atada puede ser insolvente. Entre las dudas del culé, lógicas dadas las circunstancias, pueden asomar preguntas sobre su posición, su encaje con el resto de la plantilla o si va a relevar a una de las piezas que parece que ha ido saliendo de las convocatorias de Xavi: Ousmane Dembélé.

«Todo el mundo sabe que Adama es único y que es muy difícil de parar»

Nuno Espírito Santo, sobre Adama Traoré

A la primera, respondemos con datos. En los 160 partidos jugados por Adama Traoré en Premier League, más de la mitad lo ha hecho en la posición de extremo derecho, la mayoría de ellos en su etapa en los ‘Wolves’. A pesar de que su presencia ha destacado también como delantero centro, Adama se ha sentido siempre más cómodo cuando la línea vertical la traza a la izquierda de la línea de banda, viendo muy clara además la estadística de goles y asistencias desde esta posición, 5 goles y 9 asistencias como extremo diestro del total absoluto en la competición de 8 tantos y 16 pases de gol.

A la segunda, lo cierto es que es una incógnita. Si bien es cierto que, en el Wolverhampton, Adama siempre ha jugado con futbolistas muy asociativos, que trataban de hilar jugadas sin recurrir en demasía a los balones largos o al espacio, el plan de Xavi (por lo visto hasta ahora) difiere bastante de las experiencias pasadas del jugador en el máximo nivel competitivo. A pesar de esta circunstancia, cabe destacar que el propio Luis Enrique, con un modelo asociativo indudable, no quiso perder la oportunidad de llevarlo entre sus convocados en alguna ocasión, para ejercer, quizá, como un revulsivo en caso de necesitar ese punto extra de desborde y verticalidad.

A la tercera se responde fácil si seguimos el hilo de lo expuesto. Es imposible que un jugador como Adama Traoré llegue al Barcelona a sustituir el rol que ha tenido Dembélé. Sí puede tratar de sustituir ese rol por el que puede realizar, siendo un extremo/carrilero con mejores aptitudes para una función fija, que no deba responder a la creación de juego o a la particularidad de resolver con solvencia ciertas situaciones tácticas. Dembélé es más futbolista que Adama, pero lo ha sido menos tiempo que el de Hospitalet en las últimas campañas. Menos fútbol, pero mayor especialización en un jugador que Xavi podrá utilizar en un contexto más particular que el que ha tenido el francés.

Dicho todo esto, el Barcelona parece que va a recibir un nuevo regreso, después de los muchos casos de las últimas épocas. Si bien es cierto que las portadas parecían apuntar a otro tipo de perfil a cubrir en este mercado, la llegada de Adama a Can Barça puede abrir una serie de posibilidades nada comunes en el plan de Xavi. Un plan que necesita concretar su dirección para evitar sustos y, sobre todo, para tener un margen con el que seguir apostándolo todo a una idea y a sus necesarias piezas, sea esto a medio o largo plazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s