Una lección pendiente

Artículo escrito por Tomás Basanta (@tbasantavaz).

Las semanas pasan y los equipos se ponen a punto para empezar un nuevo año. Es el caso también del Barça. A pesar de que todo el mundo creyese que estuviese muerto, que nada podía hacer, el Barça siempre está y ha dominado el mercado de principio a fin. La gestión de los fichajes es impecable por parte de Mateu Alemany, pero en la cuestión de bajas el asunto ha sido diferente. A pesar de estar el aspecto positivo de vender, por fin, y liberar jugadores del primer equipo después de años sin hacerlo, en Can Barça todavía queda una lección pendiente, la de vender y vender bien.

Atendiendo a números dados por Transfermarkt, el equipo de Xavi ha gastado en este mercado 153 millones de euros en las altas de Lewandowski, Rafinha, Koundé, Kessié y Christensen. En el capítulo de bajas solo ha sido capaz de ingresar 28 millones (20 de Coutinho, 3 de Trincao y 5 de Jutglá). Riqui Puig ha salido gratis, y Mingueza y Neto también. Jugadores que han completado un buen número de partidos y con varios años en la élite han salido gratis. Son jugadores a los que costaba ver con nivel para este Barça, pero que en ningún caso son inservibles para muchos otros equipos de Primera División. De hecho, de muchos serían estrellas.

No hay que volverse loco. No es algo como para levantarse en masa y reclamar a la dirección deportiva esta gestión. Más que nada porque se han hecho las cosas muy bien y porque si se compara esta gestión con la anterior, la de Bartomeu queda muy mal parada.

Pero sí que es comprensible que al barcelonista medio le dé rabia ver cómo otros equipos venden por mucho dinero a jugadores muy por debajo del nivel de estos tres. Los mercados nunca son comparables, porque en el precio de un jugador no solo se mide la calidad del mismo, se miden sensaciones, se mide el futuro, se miden necesidades… Pero sí da rabia ver algo así. Por poner algunos ejemplos, el Valencia ha pagado 4 millones por Hugo Duro, el Espanyol 2’5 millones al Krasnodar por Vilhena o el Southampton 11 millones al City por Romeo Lavia, que ni siquiera había debutado en fútbol profesional hasta llegar al club de Oriol Romeu. Por mucho que hayan mostrado un nivel bajo, ¿valen esos jugadores del Barça menos que los nombrados? Deberíamos dudarlo.

No hay que volverse loco, porque lo principal en este mercado era deshacerse de jugadores. Porque en los últimos años solo llegaban jugadores al primer equipo y sin embargo no se marchaba nadie. Es una situación diferente y con casos como los de Umtiti o Braithwaite es más que comprensible que lo único que se busque es una salida, sin pararse a pensar en precios de traspaso. Pero el caso de Puig o Neto son diferentes. Puig era joven aún y en el caso de Neto, el Barça no tenía excesiva necesidad de quitárselo de encima y en Inglaterra sí que había muchos clubes que tenían mucha necesidad de contratarlo. No es algo preocupante, por el momento, y menos viendo de qué lugar viene el Barcelona, pero sí que es algo para reflexionar. El empezar a valorar a los jugadores y que los clubes paguen por activos valiosos, que a fin de cuentas son los que deben estar en el Barça.

Imagen: FC Barcelona.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s