Incógnitas sin resolver

Artículo escrito por Jaime Alvarado (@jaimej_0295)

Cuando imaginamos el interior derecho y la base de la jugada en clave Barça, es imposible no traer al presente la figura de Xavi Hernández. El hoy técnico del primer equipo, fue amo y señor del rol y la posición por más de una década llevando el peso de la organización a unas cotas de nivel difícilmente superables. Más de un lustro sin Xavi sobre el verde pueden parecer una eternidad.

Este año, el FC Barcelona arrancará el curso sin tener muy claro quien se quedará con dicha demarcación, mucho menos si habrá un jugador designado al rol organizador o si, por el contrario, el equipo optara por otras piezas para que acompañen a Sergio Busquets, así como lo hiciesen los laterales el curso pasado. En ese apartado hay más dudas que certezas.

Lo que si queda claro es que tanto Sergio como Pedri parecen tener un puesto designado como inamovibles dentro del once titular. Serán De Jong, Kessie y Gavi -no necesariamente en ese orden- los que tendrán que competir por hacerse con esa única vacante. Y es que cada uno, al ser perfiles tan disimiles, ofrece distintas posibilidades al técnico de Terrassa. Luego, y a falta de que se concrete el posible fichaje de Bernardo Silva, el rendimiento marcará titulares y suplentes.

Gavi podría ser el elegido para hacerse con esa parcela, pues de los tres citados es el que aúna mejores condiciones para girar, jugar rápido e interpretar lo que pide el entrenador; atarse al cuadrado, esperar a que el balón le llegue, ofrecer desmarques en el último tercio y pisar área cuando la jugada demande. El joven interior tiene muchas papeletas para iniciar la campaña como dueño de la posición.

La ausencia de un organizador

Desde la marcha de Xavi y todavía más acentuado por la salida de Iniesta, el Barça no ha vuelto a contar con un perfil que sea capaz de vertebrar toda la organización con balón del equipo. Un futbolista que marque hacia donde y a que velocidad debe ir la jugada a través del pase.

Ninguno de los centrocampistas que ha fichado al club o que han subido de la Masia, ya fuera por rendimiento, o porque simplemente distaban de poseer los atributos requeridos para regir la zona más importante del juego azulgrana, se han acercado a serlo. Ni Riqui Puig, ni Rakitic, ni Arthur y tampoco De Jong de momento, por mencionar algunos ejemplos, estuvieron cerca de conseguir tamaña hazaña.

Y es que ser el “regista” del conjunto catalán es una tarea de una complejidad enorme. No solo por las particularidades del modelo de juego, sino porque la estela de los mejores medios de la historia del equipo se ha extendido en el tiempo y eso prevalece en la memoria colectiva del aficionado. Siempre se habla del “nuevo Iniesta” sin atender a que cada jugador es distinto y escribe su propia historia.  Encontrar esa tipología de futbolista de forma definitiva, pasa por dejar atrás el pasado y centrar la mirada en el presente.

De momento, la vida (Pedri) sigue igual

La pretemporada podría haber arrojado algunas pistas de lo que veremos, al menos, en estos primeros partidos. 4-3-3 como sistema base, laterales bajos e interiores altos. Pocas novedades con respecto al curso pasado como punto de partida y otro año más con un solo jugador gestionando la plataforma del juego. Busquets será el encargado de organizar al equipo por enésima vez y no de ser el escudero de un futbolista cuyas características se amolden a ese rol concreto.

Pedri, cuyas virtudes técnicas y cognitivas son las de un superdotado, parece el más capacitado de todos los interiores para dirigir esos primeros pases. Pero, mismamente, significaría sacarlo de la entre líneas, su zona, aunque suene muy tentador verlo en la génesis de las jugadas, Xavi sigue queriéndolo a él y a su otro interior fijando la espalda de la segunda línea. Será el devenir del curso, las singularidades de cada rival y las necesidades del conjunto en un momento determinado, las que marcaran si veremos al tinerfeño o a otro mediocampista jugando más cerca del de Badia.

Mientras él esté, el equipo se resentirá poco en la medular, sea que juegue en una altura más adelante, más lateralizado, o más retrasado, es el único jugador capaz de marcarle la cadencia justa y necesaria a la pelota independientemente del lugar donde se situé. Si Pedri juega todo lo demás caminará solo. Esta es la mayor certeza de entre tantas incógnitas.

Un comentario sobre "Incógnitas sin resolver"

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s