Alejandro Balde, le gustan mayores

A nivel social, representa el hype del típico canterano de la masía que destaca a edades tempranas, y sin embargo se le refleja la misma desconfianza que años atrás le ocurrió a Miranda. Pero a Alejandro Balde eso le importa un carajo, a él le gustan mayores.

Balde está siendo la nota sorprendente en la gestión de roles de Xavi Hernández en el inicio del curso, cuando todos dábamos por pérdida la posibilidad de darle banquillazo a alguna vaca sagrada, lo cierto es que el egarense se ha mantenido firme a lo desarrollado en pretemporada: Piqué y Alba no son titulares.

Lo que podría llevar a considerar que sería motivado por un cambio de sistema a 3-4-3, o la respuesta a los refuerzos llegados -circunstancia que sí se cumple en el caso de Piqué-, el verdadero motivo de la suplencia de Alba no es otro que el propio jugador en sí. Su bajo nivel, físico y de juego, demostrado a final de temporada, acompañado de una actitud de dudosa aceptación en el período estival (negación a una renovación y desempeño pobre en la gira americana), han provocado que Xavi precise de un refuerzo en esa posición.

El fichaje de Marcos Alonso estaba cerrado desde mayo, así que es evidente que la decisión de reforzar esa área estaba predefinida. Lo que nadie esperaba era que Xavi alterara su hoja de ruta, porque no había nada que hiciera pensar en otra posibilidad que la de Alba siendo titular: inamovible en el once, nivel óptimo a rasgos generales la temporada pasada, internacional de la amada, e incluso imitada por Xavi, Selección de Luis Enrique, y con un contrato de dos años de cantidades casi tan desbordantes como su juego defensivo.

Pero Xavi ha entrenado a Alejandro Balde. Y quizá el haberlo hecho cambie la historia del jugador en el club.

El juvenil lateral culé de 18 años, lleva siendo anunciado como “the next big thing” unos cuantos años; su velocidad endiablada, tendencia al regate interior, el mero hecho de ser canterano, el hate a Alba, o la comparación con Alphonso Davies, han alimentado un aura entorno al chaval de claras expectativas, habiendo ya disfrutado de apariciones muy sonoras en el primer equipo, bajo el manto de Ronald Koeman. Pero Balde siempre ha sido más que hype; es potencial.

Su debut ante el Granada el año pasado, en una noche de septiembre en que en el Club la lluvia torrencial que arreció Barcelona aquel día era reflejo de su situación anímica tras la pérdida del 10, fue el debut de un chico con carácter y determinación, siendo el mejor hasta su fatídico cambio por lesión. No volvió a jugar con mucha asiduidad, aunque Xavi ya lo utilizó en algunos momentos como extremo, tras su llegada.

Lo cierto es que Xavi ya confió en él entonces. Y este año confía más.

No vamos a engañarnos, el entrenador sabía que el Club no podía traer muchos más refuerzos tras el mercado que había realizado, y aún con la esperanza de Bernardo en el aire, Xavi miró al joven Balde, y vio aquello que Balde siempre ha demostrado: juega mejor con los mayores. Es algo raro, y aunque el sabio Albert Morén (@eumd) ya ha apuntado acerca de la positiva diferencia de ascender siendo juvenil respecto al que aparece proveniente del Barça Atlètic, lo cierto es que Alejandro Balde ha jugado siempre bien en el primer equipo. Siempre se ha hecho notar, y ha demostrado que en aquello en que es un 10 con 18 años ante chicos de su edad, puede llegar a ser un 10 ante los profesionales. Su explosividad captura gifs en twitter a la vez que invita a Xavi a confiar más en él.

Esta confianza en él está haciendo que Alejandro preste más atención a su parcela defensiva, y también está llevando a fin su tremenda velocidad para recuperar posición, el tesón para presionar al adversario, paciencia para aguantar el 1×1 y carácter para imponerse por arriba. Balde está completando partidos soberbios a nivel defensivo ante Sevilla, Cádiz o Real Sociedad y no está necesitando de highlights para mantenerse en el once, porque está jugando muy bien.

Hasta el momento la gestión de Xavi está siendo sobresaliente, manteniéndole confianza, apostando por él en campos complicados, aceptando sus imperfecciones y no evitando el problema sacándolo fuera de la plantilla vía cesión. Se lo queda porque los parches son Alonso y Alba, Balde es el futuro, la baza de Xavi para el lateral porque sabe que lo que tiene Alejandro sería la envidia de Europa si en vez de escuela Barça fuera escuela Salzburg o Ajax.

Alejandro Balde es un jugador con físico del siglo XXI, del fútbol de presiones y duelos individuales, con la aceleración de romper caderas a cualquiera, y el potencial de crecer en muchos aspectos. Jugador que moldear al que Xavi no está escondiendo, y al que ha adoptado para enseñarle. Porque Balde no teme jugar ante los mayores que él, no rehuye los choques o el vértigo, es diferente al resto. Vive en la cal pero conduce por dentro, es un lateral moderno que cae de lleno en la asimetría de rol que propone Xavi para los mismos.

Xavi miró al lateral y encontró un diamante al que pulir, y ha asumido el reto, su primera apuesta personal, como otrora hiciera Pep con Busquets o Lucho con Roberto. Balde sabe que él está hecho para esto, ante los pequeños se aburre, y está respondiendo.

Ayer dio una nueva muestra de ello ante el Elche y no sorprende.

Fdo. Jose C. Rodríguez, A.k.a Carahaslem (@Jose_Rodriz), para el mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s