Mandi, ¡contigo empezó todo!

Artículo escrito por @carlosroiger

El peor día de Ansu Fati fue aquel 7 de noviembre de 2020. Desde ese día Ansu no es el mismo, la explosividad que maravilló a toda una ciudad en estos momentos parpadea como el intermitente de un vehículo. Un Ansu con miedo encima como si un niño no quisiera subir al Shambhala por miedo a las alturas. Es tan duro que por culpa de una jugada que no venia a nada un futbolista con tanto potencial casi tire su carrera por las puertas de l’estadi. Fati se caracterizaba por ese hambre de gol del que muchos futbolistas carecen. Desde su debut con gol ante el Club Atlético Osasuna, dejó claro que no sería su último tanto por su condición de jugador joven y con una mentalidad destructora ante cada arco emblemático de LaLiga.

Ansu lleva dos años arrastrando esos flashbacks continuos, del día que se rompió. Tiene la cabeza en la otra parte del juego y no le deja jugar al suyo. Una cabeza que parece ser su equipo contrario. Enciendo la radio y escucho a los que se llaman “profesionales del mundillo” leyendo mal el planteamiento de partido. No es un problema físico, listillos, es un problema mental de cajón. Madre santa, ese chico tiene diecinueve años y no sabéis el daño que puede hacer la ilusión en la cabeza. Imaginarte estar arriba de tu sueño, creer que ya has llegado y que lo vas a liderar para que luego te caiga ese tocho en la cabeza que te aleja casi un año del terreno que más amas. Ese terreno único, la moqueta que tu madre no quiere que manches. Esa moqueta de 100 metros de largo por 50 de ancho que agrupa a toda una ciudad entera que grita su nombre cada vez que toca el balón.

Tener una camiseta que pese más que un barco pesquero por culpa de una mala gestión del club y que se te vaya el hombre que te hizo reconocer qué colores llevas en tu corazón, viéndolo en una pantalla y rezando que la señal no se pierda por la maldita tormenta veraniega. Chasquear los ojos y aparecer abrazado a él porque te ha regalado la asistencia de tu vida, para hacer reaccionar a esa moribunda de gente para que coree de una vez tu nombre.

Ansu is back!

Que se enteren que este va a ser el nuevo yo, porque el legado ya ha sido seleccionado y tú, Ansu Fati, has sido el elegido. Os preguntareis por qué fue el elegido. Claramente, como ineptos como yo, diréis porque sale de La Masia. Y yo os diré: ¡no! Primero de todo porque lo ha demostrado desde su primer día hasta hora, porque ha enseñado ser capaz de superar las peores lesiones que existen y por último porque su carácter es mas fuerte que toda la ola de críticas que pueden llegar a tumbarle.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s