El fútbol es caprichoso por naturaleza

El FC Barcelona supera con un contundente 4-0 al Athletic Club en el retorno de Ernesto Valverde al Spotify Camp Nou

Crónica por Joan Cebrián (@Motijoan)

La semana que ha vivido el Spotify Camp Nou demuestra que el fútbol es caprichoso por naturaleza. Hace pocos días en el FC Barcelona debían rodar cabezas por las contundentes derrotas vividas tanto en la UEFA Champions League y en «El Clásico», pero ahora el equipo de Xavi Hernández ha sumado dos victorias seguidas habiendo resuelto sus partidos en la primera parte. La primera víctima fue el Villarreal CF, pero ahora lo ha sido el Barcelona con un contundente 4-0. Los blaugranas se han lucido en el retorno de Ernesto Valverde a la Ciudad Condal, otra prueba de lo fantasioso que puede llegar a ser este deporte.

Los goles del FC Barcelona ante el Athletic Club demuestran que el fútbol es caprichoso por naturaleza. En qué mundo hubiéramos imaginado que el encargado de poner un centro sería Robert Lewandowski y el rematador de cabeza Ousmane Dembélé. El ‘nueve’ culé ya ha malacostumbrado al Camp Nou con su calidad volviendo a regalar otro gol más propio de Ferrão, pívot del primer equipo de fútbol sala del club. Pero quién iba a decir que Sergi Roberto iba a recuperar profundidad -dejando de lado el rol de lateral interior- para combinar acertadamente con Dembélé y enviar el balón al fondo de la red. Aquí quien sí tiene mucho a argumentar es Xavi Hernández con el plan de partido que ha propuesto. Lo mismo sucede con Ferran Torres: hace no demasiado tiempo era un negado para el oficio más destacado de cualquier delantero y hoy se despide desquitándose de la impotencia que le acompañaba.

El gran partido que han hecho Dembelé y Frenkie De Jong demuestra que el fútbol es caprichoso por naturaleza. A diferencia de lo que venía siendo su tónica del extremo, de un día para otro su inspiración ha hecho que el «quiero pero no puedo» haya pasado a aciertos constantes en la toma de decisiones. El holandés ha firmado dos buenos partidos consecutivos tanto sustituyendo a Sergio Busquets como haciendo que sea su acompañante en un doble pivote asimétrico. Él organizaba desde la base cuando el Barcelona lo necesitaba y Pedri lo hacía desde la posición de falso extremo izquierdo. El equipo ha pasado de centrar todo su plan de partido en Dembélé y, con el último aspecto mencionado, ha encontrado una armonía que hace nada le costaba horrores encontrar. Y el margen de la duda sobre si el Barcelona debía haberse deshecho del francés y aceptado la oferta de 100 millones por el exjugador del Ajax de Ámsterdam, abierto de nuevo.

La contusión por la que se ha retirado Gavi del terreno del juego demuestra que el fútbol es caprichoso por naturaleza. Ha recibido un rodillazo de Dani García y el colegiado no ha visto oportuno señalar nada a pesar de estar a escasos metros. Lo que sí vio claro fue el hecho de tener que amonestar a Xavi con una tarjeta amarilla por el golpe en el abductor que había recibido su pupilo. Son cosas que alguien no puede llegar a entender hasta que las vive en primera persona o entra en la mente del protagonista de la decisión. Que Sergi Roberto también se haya lesionado estando en un buen momento es otra muestra de lo retorcido que es este deporte. Sin embargo, eso no ha tapado el partidazo de Alejandro Balde tanto anulando a Nico Williams como ejerciendo de hombre libre. El Barcelona ha circulado con el balón fácilmente por el carril izquierdo a la vez que ha servido todos los aclarados que quería a su lado derecho.

Que Ernesto Valverde haya experimentado una contundente derrota en su retorno a Barcelona demuestra que el fútbol es caprichoso por naturaleza. El «Txinguirri» fue el último técnico con el que el club blaugrana consiguió LaLiga. Nunca alzó la voz, pero tampoco la virtuosidad del estilo de juego del equipo. Todo un antihéroe raro: gana amor y odio no por mostrar constantemente que está por encima del bien y del mar, sino por querer pasar desapercibido en este aspecto. Llegaba al Spotify Camp Nou con un buen tramo inicial a sus espaldas, teniendo en su Athletic uno de los equipos que mejor ha aplicado el juego de posición en lo que llevamos de temporada. Pero hoy público culé no ha visto nada de eso porque Xavi, cuya ideología futbolística es más que conocida, le ha leído la cartera.

La tentación que genera el balón para sacar conclusiones precipitadas demuestra que el fútbol es caprichoso por naturaleza. Hace una semana todo era blanco o negro, pero hoy los puntos intermedios con aspectos como De Jong o el tipo de extremos han sido esenciales para superar holgadamente al Athletic Club. La belleza de este deporte es hacer que cosas tan peligrosas como la volatilidad o la inmediatez puedan llegar a convertirse en estímulos de adrenalina. Independientemente de cuál sea el resultado del FC Barcelona en la Champions League, los números que se verán en el luminoso y las formas que los habrán acompañado enseñarán que esto es un antojo. Descontrolado, quizás tóxico, pero extremadamente adictivo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s