Balde rompe los cánones

El fútbol es un juego de incertidumbres donde las verdades absolutas, por mucho que nos empeñemos en querer convertirlas en realidad, no existen. Alejandro Balde puede fácilmente servir como un paradigma para este principio.

Era difícil pensar por la afición culer a principio de temporada que el canterano adquiriría un rol tan protagónico en el primer equipo, menos aún con las sensaciones que ha dejado en cada partido: las de un jugador versado en la élite. Y es que el lateral era uno de los jugadores del B cuya proyección parecía atascada. No era extraño que a vox populi se repitiera que estaba muy verde, que su toma decisional aún era muy acelerada y que su técnica defensiva necesitaba pulirse. Y ninguna de estas descripciones estaban lejos de ser desacertadas, pero Balde se ha encargado de derribarlas todas.

Su caso es cuanto menos paradójico al de sus homólogos más próximos en edad. Tanto Pedri, como Ansu y Gavi, pese a ser precoces, sí que habían atisbado estar mas preparados para poder entrar en ese grupo de jugadores que tiran la puerta antes de tiempo. Las categorías inferiores ya se habían quedado cortas para todo el potencial que atesoraban y que iban refrendado poco a poco. Al fin y al cabo, la edad nunca es un impedimento si el talento está ahí, pero siempre se puede anticipar cuando un futbolista está más o menos preparado para el más alto nivel. O al menos, para ir entrando de a poco.

Alejandro ha rehuido a esto y se ha salido del guion. No ha quemado etapas, directamente las ha desaparecido para hacer suya la banda izquierda del FC Barcelona. Porque si, hoy lo raro seria no verlo en un once titular, pese a que sus competidores le llevan muchos años y partidos por delante, su nivel hasta ahora parece distar bastante de ellos. Tanto Jordi Alba como Marcos Alonso no mejoran las prestaciones del canterano.

Los estigmas del lateral izquierdo se desvanecen

La posición de lateral zurdo en el Barça lleva siendo motivo de discusión por el entorno durante mucho tiempo. A pesar de tener a un inquilino (Alba) la misma yacía huérfana y señalada al no haber sido una garantía en las grandes noches durante el último quinquenio.

Con Balde a escena, esta, parece haberse revitalizado. El bisoño futbolista ha dotado a esa parcela de mayor fiabilidad defensiva – uno de los rubros que mas dudas generaban en él – aplicándose y haciendo gala de grandes fundamentos a la hora de anticipar, leer las intenciones de su par e imponiéndose en duelos directos contra futbolistas que son priori muy desequilibrantes. Sus actuaciones le han situado en el top 10 de jugadores de LaLiga con mayor acierto a la hora de disputar duelos defensivos.

Top 10 de jugadores con mayor porcentaje de éxito en duelos defensivos en LaLiga. Fuente: Wyscout.

Pero no se ha limitado solo a eso. Sus condiciones con pelota, que eran lo que más le destacaban en el B, se han hecho patentes. En el FC Barcelona ambas bandas funcionan de forma diferente, con asimetría. Mientras que en derecha se mantiene la amplitud con uno de los extremos, en la izquierda el extremo toma posiciones interiores, dejando carril por completo al lateral de ese costado.

Balde siendo un marcador de punta quizás menos canónico a los que habitualmente usa el club – por un tema de consignas en el juego de posición a veces se prioriza tener laterales con buen juego interior y no tanta proyección en vertical – ha encontrado en esta disposición su zona de confort. Su gusto por conducir, proyectarse y sus buenas capacidades asociativas han dotado a esa banda de peligrosidad y filo. E incluso se podría decir que de todos los laterales que tiene el equipo, a él, sea al que mejor le viene este matiz, pues es más autosuficiente que Alba y Alonso, y puede gestionar mejor todo el carril por sí solo. Esto también se ha traducido en cifras, unas, que jamás consiguió en el Barça Atlètic (1 asistencia por las 3 que lleva actualmente).

Siempre es difícil intuir cual será el rumbo que mantendrá un jugador joven y si podrá mantenerlo y extenderlo en el tiempo. Lo que queda claro que es que los futbolistas son capaces de dibujarnos nuevos escenarios. Las consignas, por mucho que parezcan preestablecidas nunca pueden darse como certezas de este juego, en el que nada está escrito y todo está por hacer. Alejandro Balde como muestra de ello.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s