Cosas del directo

La última y nos vamos. Eran las 20.08 h. del pasado 7 de marzo cuando Messi fijó su mirada en un punto intermedio de la línea de 11 metros que separaba el balón y el portero de la Real Sociedad. Liturgia de sábado. Escuadra y cartabón made in Rosario. En los últimos días observo embelesado... Leer más →

Estado de excepción

El inmovilismo que por definición acompaña este confinamiento ha sacudido irremediablemente nuestros hábitos empujándonos a consumir adrenalina con el cerebro. Me explico. A falta de desahogo físico, libramos ahora extenuantes diatribas mentales donde antes acudíamos al VAR, al claxon o a la cinta del gimnasio. Debates internos para quemar calorías. Los míos suelen terminar como... Leer más →

Mediapuntas y virólogos

En condiciones normales. Antesdeayer completé mi cuarta semana de teletrabajo y pecaría de optimista si creyese haber superado el ecuador de este privilegio tan codiciado cuando era excepción pero tan superfluo ahora que es norma. Va para largo, me digo. Mis días se parecen tanto como Robinho y el primer Marcelo y aún así fantaseo... Leer más →

Todo irá bien

¿Individualista, yo? Tendemos a asociar automáticamente los conceptos de futbolista y egoísmo, ya sabéis, individuos mimados y multimillonarios que trabajan —es un decir, protestamos agriamente desde el anonimato del sofá— unas pocas horas al día y encima tuercen el gesto cuando el pobre entrenador les cambia en el minuto 87. Nuestros ídolos nos dan envidia... Leer más →

Vicios y virtudes

Y usted quién es. Dos goles separaban a Barça y Madrid en la clasificación cuando Setién asumió los mandos de la atribulada nave azulgrana hace ya 50 y pocos días. ¿Es normal cambiar de míster cuando se encabeza la tabla? Primera entrada al tobillo del cántabro, quien tuvo entonces la inusual deferencia de acordarse del... Leer más →

No es un partido más

Lo mucho enfada. Hubo un tiempo no muy lejano en que El Clásico —como el amor— se nos rompió de tanto usarlo. Vivíamos deprisa. Pónme otra. Hasta seis ediciones en una misma temporada testaron nuestro estómago y en menor medida nuestros corazones, que quedaron escarmentados para siempre tras aquellos encontronazos que tanto divertían en teoría... Leer más →

Vaya pintas

Bórrala, bórrala. Cada vez que veo una foto de la infancia o —peor aún— de la adolescencia me invade una mezcla de estupor y vergüenza retroactiva, como si no lograse dar crédito ante esa versión caduca y grotesca de mí mismo. Vaya pintas, piensa uno en voz alta en un intento coqueto por quitarle hierro... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑