Lo que no sobra nunca siempre es el tiempo -que ya lo decía Estopa-

El fútbol no espera a nadie, ni regala nada ni adelanta acontecimientos, por lo que todo aquello que no ganas automáticamente se convierte en algo que pierdes. Dejar de ganar, es lo que hacen el 99% de los equipos que compiten en un torneo,  pero que por el contrario es exigido por todos los aficionados de cada equipo. Sin embargo, lo que siempre da el deporte rey es tiempo. Tiempo para que todo cambie, todo vaya y todo vuelva. Lo que acaba hoy, mañana empieza de nuevo. Si hoy duele, mañana dolerá menos y pasado ya no dolerá. Los minutos de hoy construirán las horas del después. El tiempo es un reloj de arena que no ceja en su intento de llenar los vacíos que luego serán la historia que contar.

Tiempo es lo que le queda a Xavi tras este mes, concretamente desde la vuelta del parón de selecciones, en el que ha quedado fuera de todo en cuestión de semanas, para volver a estar en la terna competitiva, o por lo menos a nivel de juego y convicción, tan sólo por el paso del tiempo. Y por su acierto.

Si algo se agradece de Xavi es que es un técnico que sí hace autocrítica. Probablemente porque no le quede de otra, porque le va la vida en esto, y porque “estima al Barça”, pero lo que es innegable es que cada partido ha ido evolucionando la idea, que no cambiándola, en intención de llegar a buen puerto en el momento correcto. Que aunque en este mes no haya dado para lo suficiente, sí construya los cimientos del Barça del futuro, ayudando al equipo que sí pueda recoger los frutos del tiempo hoy invertido sin premio. Al menos por ahora.

Y tan importante es saber qué cambiar, como mantener aquello por lo que apuestas de manera fehaciente, saber qué decisiones van a ayudar a que el tiempo valga la pena. En eso, Xavi Hernández tiene varias claras que anotar a su casillero: La gestión de Alejandro Balde está siendo absolutamente soberbia por parte de Xavi. Le ha creído antes que nadie y le ha permitido jugar para que, tras los primeros nervios y ganas de no cagarla, el jugador comience a soltar, aún a cuentagotas, el talento que Xavi ya descubrió. Dembele es jugador del Fútbol Club Barcelona por el entrenador, y el egarense sigue dándole espacio -y palabras- al potencial de Ousmane. Xavi le reconoce como diferencial y como mal decisor, no le engaña pero le mantiene la fe cuando ya pocos le rezan. A Jules Koundé no hace falta describirlo, basta con decir que el verano 2022 será histórico por la llegada del galo a Barcelona. Fichaje destinado a entrar en la terna del más rentable, junto al Good Crazy.

Parece que Xavi, más allá de la calidad diferencial de Pedri o Lewandowski, está empezando a darle tiempo a otro jugador llamado a marcar el futuro más cercano del mediocampo azulgrana. El joven e incomprendido Frenkie de Jong está empezando a captar la atención de Xavi, y el histórico 6 azulgrana está empezando a darle tiempo, mimo, espacio y posición en sus planes de futuro. Frenkie está concatenando partidos especialmente bonitos en lo estético, por la forma en que está desarrollando su rol, más que por el fondo del mismo. No se espera que marque la pauta, ni que determine partidos desde la asistencia, pero sí que desprenda aquellos galones que le valieron ser mejor centrocampista de Europa desde la conducción, su movilidad y verticalidad para saltar presiones y permitir el fútbol acelerado de Ousmane o la determinación de Lewandowski. Xavi no precisa que sea el sustituto de Busquets, sólo que sea él, algo que en Barcelona se le ha podido “ver” poco. En eso también está invirtiendo tiempo el entrenador.

Probablemente el próximo haya de ser Ansu Fati.

Ojalá lo sea, pero de lo que no cabe duda es que Xavi está invirtiendo esos granitos de su reloj de arena para que en en unos meses, su yo del futuro se encuentre un equipo con mejores mimbres. Jugadores sobre los que confiar el peso del próximo curso, para cuando el fútbol de la Champions – aquel que hoy te desprecia -, y de los grandes duelos, vuelva a exigirle al Barça su mejor versión para volver a competir y estar más cerca de ganar. Y, quizá para entonces sí, el equipo tenga mucho ganado gracias al tiempo que hoy, ayer y mañana, Xavi ha invertido en sus piezas.

Jose C. Rodríguez (Jose_Rodriz aka carahaslem al papel).

Y si nos quedamos con las ganas, pónme el sello en la mano que vuelvo mañana,
Vuelvo mañana temprano.
Que cualquier día es fin de semana, igual que en las vacaciones de verano,
Yo con pantalón de pana, con este solano.

Estopa – Vacaciones

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s